Autocartera

Telefónica completará el programa de recompra de acciones de 2008 en el primer trimestre del año

Telefónica espera completar en el primer trimestre de 2009 su programa de recompra de acciones 2008 por 150 millones de títulos, de los ya adquirió 126,7 millones el pasado ejercicio, indicó hoy la compañía en la presentación de resultados a analistas.

La operadora manifestó que será "prudente" en cuanto a las inversiones que el grupo destinará al despliegue de fibra óptica, sobre todo en un entorno cuya regulación no garantice un retorno de las mismas. La compañía señaló en respuesta a las preguntas de los analistas que ve posibilidades de "mejora de márgenes" en el negocio de la operadora en el mercado español.

El grupo señaló que las prioridades para 2009 en España pasan por sostener una posición competitiva, haciendo hincapié en la fidelidad de los clientes y la creación de un valor racional en las iniciativas comerciales.

En cuanto al mercado europeo, el grupo pretende reforzar su posición en Reino Unido, capitalizar el fortalecimiento de su negocio en Alemania y mejorar la rentabilidad de los mercados con el fin de incrementar el flujo de caja. Asimismo, el grupo espera potenciar su crecimiento en Latinoamérica, con cuyos resultados la compañía se mostró satisfecha.

Retribución al accionista

El presidente de Telefónica, César Alierta, manifestó que de cara al futuro Telefónica pone como principal objetivo el de preservar su política de mejora continua de retribución al accionista.

La compañía confirmó sus objetivos de cara a 2009 y 2010. En este sentido, Telefónica prevé incrementar en 2009 sus ingresos y su Oibda, este último entre el 1% y el 3%, con un límite de inversión situado en 7.500 millones, y aumentar su flujo de caja operativo consolidado en un rango de entre el 8% y el 11%.

El operador añadió que las perspectivas de una "fuerte" generación de caja en el 2009 le han permitido anunciar una propuesta de dividendo de 1,15 euros por acción, lo que supone un incremento del 15%.

Alierta indicó que el grupo mantiene sus previsiones de alcanzar un beneficio neto por acción de 2,304 euros y un flujo de caja por acción de 2,87 euros. Aunque, precisó que en un análisis de "sensibilidad" a los cambios en el entorno de operaciones y en un escenario "extremo" para el grupo en 2010 el BPA se situaría en 2,1 euros y el flujo de caja por acción alcanzaría los 2,5 euros. "Los objetivos fijados para el año confirman el compromiso de Telefónica de priorizar la remuneración al accionista en el uso de la caja e incrementar progresivamente el dividendo por acción", explicó Alierta.

El directivo resaltó que en 2008 la firma ha mostrado "su solidez" financiera y su "elevada" capacidad de generación de caja. El flujo de caja libre ascendió a 9.145 millones de euros, de los cuales 2.224 millones se dedicaron a la compra de autocartera, 4.165 millones al reparto del dividendo, 920 millones a la cancelación de compromisos, fundamentalmente derivados de programas de reducción de plantilla, y 1.327 millones a inversiones financieras e inmobiliarias.

Por esta razón, la deuda financiera del grupo se redujo 508 millones de euros, a lo que hay que añadir 2.043 millones de euros de reducción de la deuda por variaciones del tipo de cambio, del perímetro y de otros efectos de las cuentas financieras.