_
_
_
_
Servicios

Las constructoras se reparten la limpieza de Metro de Madrid

La ONCE y OHL han conseguido entrar en la limpieza de Metro de Madrid. Un año después de la huelga que paralizó el servicio del suburbano en plenas Navidades, ACS y Sacyr, dos de las expedientadas entonces, han perdido peso en el reparto de un contrato de 240 millones, el mayor de limpieza en instalaciones promovido en España.

Uno de los vagones del metro de Madrid
Uno de los vagones del metro de MadridM. Casamayón

El suburbano madrileño ha pasado de tres empresas encargadas de sacar brillo a sus estaciones, a un total de cinco. Junto a Eurolimp (Ferrovial), Valoriza (Sacyr) y Clece (ACS) -seleccionadas en 2006 por cuatro años en un concurso que fue rescindido-, han bajado al Metro Pacsa (grupo OHL) y Pilsa (ONCE).

Un quinteto que se ha impuesto en el proceso restringido al que fueron invitadas 15 firmas para repartirse con urgencia los 11 lotes que fueron licitados. En juego estaba el mayor paquete de servicios de limpieza reunido en este país, dotado con 240,6 millones para los próximos seis años. Y visto el resultado, en el sector se habla de una distribución "políticamente correcta", en la se han impuesto los grandes grupos de construcción y servicios. De hecho, no han tenido acceso a un solo contrato ni Limpisa (Grupo Norte) ni Concentra (Aldesa).

Cerradas las adjudicaciones, Pilsa -la única ajena a una constructora- ha sido la más favorecida al recibir encargos (línea 2, 4 yMetro Ligero, y línea 5) por 55 millones. La entidad de la ONCE era la mejor colocada en la final al haber presentado la propuesta más económica en cinco lotes.

Más información
COMPRE LA EDICIâN DE HOY EN PDF

V Valoriza se alza como la segunda por volumen de negocio, 50,64 millones. Sin embargo, la filial de Sacyr se encargaba de cinco lotes (líneas3, 4, el que forman las líneas 6 y 11, la 8 y la 9) tras el concurso de 2006, presencia que rebaja a dos (mantiene la línea 3 y el lote formado por la 6 y 11). Se da la circunstancia de que el grupo presidido por Luis del Rivero fue uno de los tres expedientados en 2008.

Los otros tres ofertantes han saldado su participación con adjudicaciones por sumas ligeramente inferiores a los 40 millones. Clece, del grupo ACS fue otra de las sancionadas, contaba con cuatro contratos (líneas 5, 7, 10 y 12) y se ha quedado en dos (líneas 9 y 12) por los que cobrará 40 millones de euros hasta finales de 2014.

En el caso de la tercera expedientada, Ferrovial mantiene la línea 1 y cambia la 2 por la 7. Su subsidiaria Eurolimp facturará 39,4 millones en los próximos seis años en Metro.

Y Pacsa, subsidiaria de OHL, irrumpe en el suburbano al ganar las líneas 8 y 10 por 38,3 millones.

Con este concursoMetro ha cerrado el polémico proceso iniciado en enero de 2008, cuando el ex consejero de Transportes, Manuel Lamela, y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, rescindieron los contratos a ACS, Sacyr y Ferrovial por los efectos de una huelga. Los tres grupos habían ganado el derecho a limpiar el suburbano entre 2006 y 2010. Por entonces el montante global fue de 198 millones.

Ulibarri sequedófuera por pujar demasiado bajo

"Fue tan agresiva en las ofertas que fue excluida al considerarse que no podía garantizar un buen servicio al precio que presupuestaba", cita una fuente cercana al concurso cuando se le pregunta por la participación de Seralia. De las ocho empresas que Metro de Madrid seleccionó en el tramo final sólo una fue apartada prácticamente al abrirse los sobres. Y se trata de la filial del grupo de construcción y servicios Begar. Un hecho que pasaría totalmente inadvertido si no fuera porque el nombre del presidente del grupo, José Luis Ulibarri, está de máxima actualidad. Este empresario leonés es uno de los imputados por el juez Garzón en la operación Gürtel. Pero antes de que el caso que salpica al PP madrileño y a distintos empresarios saltara a los medios, la competencia de Seralia ya hablaba de una compañía que jugaba demasiado fuerte.En septiembre se supo que la subsidiaria de Begar había presentado la propuesta más barata en cuatro lotes, con rebajas respecto al presupuesto de Metro entre el 10,7% y el 14,3%. Las pujas seleccionadas suman 223,3 millones, por lo que la baja media es del 7,2% respecto al presupuesto base de 240,6 millones. En Seralia reconocen que esperaban ganar algún lote: "No nos llevamos ninguno y fue una sorpresa porque habíamos sido competitivos y nadie nos comunicó exclusión alguna", cita un portavoz oficial. La misma fuente insiste en separar este proceso de licitación de los problemas que atraviesa Begar, que ya figuraba entre los adjudicatarios de obra en el suburbano. Desde Metro se apunta que las adjudicaciones respondieron a factores económicos y técnicos y que Seralia "fue eliminada del mismo modo que Limpisa y Concentra".

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_