Cinco Sentidos

Los ejecutivos desertan de los vuelos en business

Las empresas españolas se aprietan el cinturón y viajan en turista.

Los ejecutivos desertan de los vuelos en business
Los ejecutivos desertan de los vuelos en business

Hay una nueva tendencia global que hoy por hoy se refleja en el mercado de las aerolíneas: ahorrar para sortear la crisis. Las primeras señales han llegado del lejano Oriente, con la supresión de los vuelos de clase executive de Singapore Airlines (SIA) entre Singapur y Nueva York, y se han trasladado al otro lado del charco, tras la decisión de Citigroup de prohibir los vuelos en primera clase y limitar los pasajes en business. Ha surgido un nuevo blanco en los planes de ahorro de las firmas globales: los vuelos en clase premium.

Con la llegada de la crisis, los viajeros han decidido dejar de lado la primera clase (o, por lo menos, eso es lo que prefieren sus empresas), algo que ha supuesto un descenso de un 13,3% del tráfico premium en el pasado diciembre. La tendencia global no ha tardado en llegar a España. De acuerdo con un informe de Europea de Seguros, las empresas españolas destinaron en 2008 cerca de 13.000 millones de euros a viajes, y la previsión es que este año el recorte llegue hasta el 20% por la situación económica. La aseguradora estima que el número de desplazamientos, que en 2008 fue de 7,5 millones, no bajará, pero sí el gasto medio asignado para cada viaje, por lo que se recurrirá más a las líneas áreas de bajo coste.

Aunque las agencias de viajes aseguren no haberlo notado todavía, las aerolíneas españolas ya reconocen estar sintiendo los efectos de la crisis. Spanair admite que en 2008 han viajado en sus dos clases preferentes (las clases Business y Avant) un 20% menos de pasajeros respecto al ejercicio 2007. Iberia, por su parte, reconoce que pese a los buenos resultados de la clase business en viajes de largo recorrido, las rutas de corta y media distancia han bajado 'paulatinamente', acompañando la tendencia europea desde hace unos años.

La venta de pasajes de las dos clases preferentes de Spanair ha caído un 20%

La primera aerolínea española explica que cada vez es más frecuente que los clientes de negocios elijan la clase Turista para hacer sus traslados entre ciudades europeas, mientras que en las rutas largas el comportamiento de las ventas de pasajes se ha mantenido estable, incluso aumentando en algunos casos, ayudado por la clase Business Plus, que se implantó en 2005. Así, según Iberia, en 2005-2008, el número de estos pasajeros aumentó un 42%, aunque en 2008 se paralizó este crecimiento como consecuencia de la crisis económica.

Spanair ya ha dado un paso adelante para hacer frente a la deserción de los ejecutivos de los vuelos en business. Según Adolfo Lázaro, portavoz de la compañía, el mercado de las aerolíneas se ha visto afectado por la mala situación económica, por lo que Spanair está intentando compensar el descenso en torno al 20% de su tráfico premium, justificado por el descenso de la demanda y las restricciones en los viajes de las empresas, con medidas como la reducción de los tiempos de viaje y la agilización de los procesos de embarque, es el caso de la facturación por móvil.

Este servicio, que permite recibir la tarjeta de embarque de los vuelos de Spanair en un mensaje multimedia (MMS, es la principal apuesta de Spanair para recuperar a los pasajeros de negocios que han huido a la clase económica.

Pero hay incluso quien es más drástico en sus intentos: Aircomet ha puesto en marcha una campaña publicitaria por medio de la que ofrece a todos los que vuelen en su nueva clase business suite una Blackberry. Todo vale en la lucha por la recuperación del tráfico premium.

A la baja en 2008

Según los datos de IATA, en el ejercicio 2008, el tráfico en clase ejecutiva y primera clase ha caído casi un 3%, mientras que la venta de pasajes en clase económica -que supone el 90% del total de pasajeros transportados por las aerolíneas- ha subido el 0,9%.

Sólo África apuesta por el 'premium'

A menos que el país de origen de su viaje esté en África, la probabilidad de que el tráfico premium haya caído en su espacio aéreo puede llegar al 100%.

Con la austeridad como lema para retar la crisis, las empresas recortan en todo lo que pueda asemejarse a lujo. Esa actitud se nota en los datos de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que desvelan que sólo en el mes de diciembre el tráfico mundial de pasajeros en primera clase y clase ejecutiva cayó un 13,3%, en comparación con el mismo periodo del año anterior, después de que en noviembre registrara una baja del 11,5% .

A través de un comunicado, IATA explicó que esta caída 'precipitada' fue impulsada por la 'disminución abrupta en la actividad empresarial y el comercio internacional alrededor del mundo'. El mayor hundimiento en la venta de pasajes de lujo se registró en Asia, donde el tráfico retrocedió un 25,1% respecto al último mes del 2007. Pero las caídas no empiezan y terminan en el lejano Oriente: según los datos de las 230 aerolíneas representadas por IATA y que excluyen los vuelos domésticos, en total, el tráfico premium durante diciembre cayó un 16,3 % en Europa, un 8,8% en la región del Atlántico Norte, y un 4,2% en Oriente Medio.

Sólo África, cada vez más el nuevo destino de negocios a escala global, logró esquivar la caída de ventas de pasajes de primera clase y ejecutiva, creciendo un 11,8%.