Cementos

Portland arranca un plan de ahorro de 100 millones para paliar la caída de sus ventas

La filial cementera del grupo FCC, Cementos Portland Valderrivas, asegura que no le preocupa su deuda de 1.762 millones, pero el 19,8% vence entre 2009 y 2010 y los ingresos han caído en picado. A la vista de la situación crítica que vive el sector, arrastrado por el frenazo en la construcción, la firma ha diseñado un plan para el periodo 2009-2011 en el que se ha marcado el ahorro de 100 millones. Sólo para este año se han identificado 180 iniciativas para recortar los gastos en 65 millones.

La cifra de negocios de la mayor cementera española ha retrocedido un 20%, hasta 1.425 millones; el beneficio bruto de explotación (Ebitda) es un 26,8% menor, marcando 417,3 millones, y el beneficio neto roza los 102 millones, un 49,6% por debajo de la cifra conseguida en un año histórico para la actividad del cemento como fue 2007.

Otros elementos de la fotografía son una deuda que engorda un 26,7%, hasta los citados 1.762 millones, y el incremento de costes en energía (10% en el primer semestre y 30% en el segundo).

'La grave crisis financiera y de liquidez mundial provocó una reducción en el consumo de cemento, principalmente como consecuencia del descenso en la edificación residencial en España y EE UU, no compensado con nuevos desarrollos en la obra civil', citaba la empresa en un comunicado remitido a la CNMV.

Otros mercados, como Túnez (5,7% de las ventas), Argentina (4,8%) y Uruguay (1,7%), se comportaron de forma positiva, pero no fueron capaces de amortiguar el pinchazo en Europa y EE UU.

La filial de FCC encuentra consuelo en que su margen de Ebitda sobre ventas fue del 29,3%, un ratio que supera al de la media del sector. Pero las cementeras auguran una nueva caída en la demanda en 2009. Al respecto Portland ya ha vendido bastante menos que en 2007: 2,7 millones de toneladas menos de cemento, 1,9 millones menos de hormigón, cae siete millones de toneladas en áridos y 0,8 millones en mortero.

Para 2009 el reto es mantener el margen de Ebitda sobre ventas por encima del 28% y un flujo de caja después de inversiones superior a 200 millones.