Mercados

La banca americana hunde las Bolsas y el Ibex perfora su suelo

El índice cede un 8% semanal y se instala en los mínimos de agosto de 2004.

Esta semana, el Ibex ha hecho añicos todos los niveles que podían considerarse suelos: 8.000, 7.900, 7.800, 7.700 puntos... Una sesión detrás de otra, ha ido acelerando su desplome, mientras los analistas técnicos resaltaban la complicada situación de todos los índices internacionales. La crisis, después de más de un año y medio desde su comienzo, arrecia en todo su esplendor y aniquila la confianza de los inversores.

Los bancos han vuelto ser el epicentro de todos los problemas a lo largo y ancho del planeta. El viernes, los últimos rumores apuntaban, incluso, a la posible nacionalización de Citigroup y Bank of America, que han recibido más de 90.000 millones de dólares en ayudas en los últimos cuatro meses. El primero, que vale menos de 10.000 millones de dólares, concluyó la sesión con un desplome del 22% y el segundo cayó un 3,5%. El presidente del comité bancario del Senado estadounidense, Christopher Dodd, llegó a hablar explícitamente de esta posibilidad, al asegurar en una entrevista con Bloomberg que puede ser necesario nacionalizar algunas entidades 'poco tiempo' para ayudarlas a sobrevivir. 'No me alegro de ello en absoluto, pero veo que es posible que esto suceda', aseguró el político. Estados Unidos tomó el control de otros tres bancos regionales el jueves con el fin de evitar su quiebra y el número de entidades intervenidas en el país asciende ya a la veintena.

El S&P no toca fondo

El Standard & Poor's 500, después de perder un 6,87% en la semana, retrocede ya un 14,75% en 2009 y se sitúa muy por debajo del soporte técnico y psicológico de los 800 puntos. Los expertos técnicos advierten que lo más probable es que ahora vaya a buscar apoyo al entorno de los 740 puntos, su mínimo intradía del pasado 21 de noviembre. Por su parte, el Dow Jones se dejó un 6,17% semanal y el Nasdaq, un 6,07%. Los pésimos datos económicos y empresariales y la falta de fe en la batería de planes de estímulo económico se encargaron de echar más leña al fuego de los números rojos durante toda la semana. Ni siquiera el primer incremento de la inflación al otro lado del Atlántico en seis meses, que deja entrever una cierta recuperación del consumo, logró insuflar el suficiente ánimo en los inversores. Sólo el anuncio del secretario del Tesoro de EE UU acerca de que la próxima semana daría más detalles sobre el plan de rescate bancario logró mitigar las caídas de media jornada, que llegaron al 3%.

Los soportes, fundidos

En España, el vencimiento de opciones y futuros añadió más volatilidad, y el Ibex se desplomó el viernes un 3,46%, hasta los 7.603,60 puntos, lo que deja su retroceso en la semana en el 8,01%. Se instala así en los mínimos de agosto de 2004 y su situación de cara al futuro se convierte en extremadamente crítica, según los analistas técnicos.

'Finalmente, se ha materializado la pérdida de los soportes técnicos más inmediatos, lo que abre la puerta a bajadas adicionales, hasta el entorno situado entre los 7.000 y los 7.200 puntos en el caso del Ibex. El sector bancario todavía necesita recorrer mucho recorrido bajista. No obstante, una vez en los soportes, sí apostamos por un rebote de cierta importancia', advierte Miguel Jaureguízar, de Noesis. Este experto señala que las recientes aperturas con grandes huecos a la baja revelan que está acelerándose el movimiento y añade que 'apenas hay volumen que trate de defender los niveles'.

El viernes se negociaron 2.833,4 millones de euros, levemente por encima de la ya disminuida media de febrero, en 2.466. 'A todos los problemas, esta semana se han sumado los de Europa del Este. Los bancos europeos tienen una gran exposición a estos países y el mercado desconfía más de su situación económica', advierte Juan R. Rey, operador de Ibersecurities. Moody's advirtió el martes sobre la solvencia de la banca del Este de Europa, sus Bolsas sufren fuertes caídas en el año -por ejemplo, la de Polonia cede un 19,82% y la de Hungría, un 15,2%-y las divisas también: el florín húngaro y el zloty polaco caen más de un 12%.

En España, los últimos cinco días de Bolsa han dejado por el camino grandes damnificados, especialmente en las entidades financieras. Banco Popular, con una caída del 19,59%, se ha convertido en el peor del Ibex 35, y le siguen de cerca sus colegas de sector, como BBVA (-15,65%), Banco Sabadell (-14,47%), Banesto (-14,75%) y Santander (-13,99%).

El terremoto ha sido de tal intensidad que pueden contarse hasta 12 valores del selectivo con desplomes superiores al 10% en las últimas cinco jornadas, mientras que sólo cuatro han logrado cerrar con avances.

Sector financiero en Europa

En el resto de Europa, la situación ha sido muy similar. El sector bancario ha sido el segundo del índice Stoxx 600 al sufrir un retroceso del 14,31%, y algunas grandes entidades del Euro Stoxx 50 han registrado caídas muy intensas, como el holandés ING (-31,37%), los italianos Unicredit (-32,19%) e Intesa Sanpaolo (-24,26%) o el alemán Deutsche Bank (-19,46%).

Por parqués, la caída semanal del Cac francés se sitúo en el 8,25%, mientras que el Ftse británico cedió un 7,17% y el Dax alemán, un 9,03%. El Euro Stoxx 50, como síntesis del comportamiento de la zona euro, ha bajado un 9,72% en las últimas cinco sesiones.

En medio del temporal, algunos expertos dejan la puerta abierta a la esperanza. 'En este momento hay sectores muy baratos, lo que indica que en algún momento debería haber un suelo. La Bolsa debería adelantar la recuperación económica, especialmente en EE UU. Entretanto, asistimos a unas Bolsas con poco volumen, dominadas por los traders ', explica José Ramón Iturriaga, gestor de Abante Asesores.

El euro recupera terreno tras tocar la cota de 1,25 dólares

Las malas perspectivas para la economía europea han pesado en la cotización del euro, que se ha depreciado un 11% frente al dólar desde diciembre. Y ello a pesar de que la Reserva Federal de Estados Unidos ha sido más agresiva en su política de rebajas de tipos que el Banco Central Europeo, lo que teóricamente debería beneficiar a la moneda europea, al tener un rendimiento superior.

Sin embargo, en el ánimo del mercado pesa ahora más la percepción de que EE UU saldrá antes de la recesión que Europa, lo que invita a comprar dólares y vender euros. Pese a todo, el euro ha logrado mantener la cota de 1,25 e incluso ha recuperado terreno hasta 1,28 dólares.

La deuda española cotiza con prima frente a la alemana

La rebaja de la calificación crediticia de la deuda española que llevó a cabo Standard and Poor's a mediados de enero sigue pesando en la evolución del bono a 10 años. El diferencial entre el rendimiento del bono alemán y el español se ha disparado en las últimas semanas hasta los niveles más altos desde 2007, lo que significa que los inversores exigen más rendimiento al bono español que al alemán, porque perciben más riesgo de impago en el primero que en el segundo.

La semana terminó con una caída acusada del rendimiento de la deuda europea, lo que sucede cuando aumenta la demanda de bonos y su precio, que se mueve a la inversa del rendimiento, se aprecia.

Los inversores se refugian en el oro y el precio se dispara

El oro volvió a convertirse el viernes en el activo refugio por el que apostaron los inversores. El precio de la onza se disparó hasta casi superar los 1.000 dólares, un nivel que no alcanzaba desde hace más de un año, en marzo de 2008.

El oro es utilizado por los inversores como un refugio en momentos de inestabilidad económica o política por su caracter de metal precioso y tangible, al contrario que otros activos de carácter puramente financiero.

El oro ha experimentado una escalada vertiginosa desde el año 2006. Acumula una revalorización del 101% desde diciembre de 2005. Aunque se utiliza como valor refugio es un activo de elevada volatilidad.

Altos reembolsos en los fondos ligados a Madoff

Santander Asset Management, la gestora de activos del Santander, comunicó ayer a la CNMV que dos fondos afectados por el escándalo Madoff, Banif Optimal Low Volatility Fund y Banif Fairfield Impala, han sufrido reembolsos superiores al 20% de su patrimonio, una vez finalizado el periodo de preavisos para realizar reembolsos en el primer trimestre de 2009. Ambos fondos han sustituido a sus entidades subgestoras, Optimal y Fairfield, respectivamente, por Allfunds Alternative, en la que participa también el Santander.

Asimismo, Irving Picard, el fideicomisario judicial del caso Madoff, dijo ayer que tras investigar la documentación de la firma de este inversor, no hay constancia de que el financiero comprara ni un solo título para sus clientes en los últimos 13 años.

El que es ahora responsable de la liquidación del patrimonio explicó que ha logrado rescatar 650 millones de dólares y que va a tratar de recuperar los 'beneficios falsos' de algunos inversores. Picard anticipó que el máximo que se va a abonar a los que se quedaron sin nada es medio millón de dólares.

Picard dijo que espera vender lo que queda de la división de gestión de activos de Madoff en semanas y que ha logrado retener a 47 personas de la plantilla de los 180 que había.