Los efectos de la recesión

La crisis económica golpea a la obra social de las cajas

Las cajas españolas han reducido en 315,22 millones de euros su dotación a Obra Social para 2009, ya que destinarán a ese fin 1.637 millones del beneficio de 2008, frente a los 1.952,22 de 2008.

Así lo explicaron esta semana los responsables de la patronal española de las cajas de ahorros, la CECA, en la presentación de los resultados obtenidos por estas entidades en 2008, cuando vieron retroceder su beneficio neto el 38,7%, hasta los 6.829,1 millones de euros, debido al mayor esfuerzo que realizaron en provisiones para compensar las insolvencias futuras.

Esta es la razón por la que este año las cajas dispongan de menos dinero para sus proyectos sociales, y también explica el incremento del porcentaje sobre el beneficio, que en 2008 alcanzó el 25,5% frente al 17% de un año antes.

La crisis económica que atraviesa España, el continuo incremento del desempleo y la consiguiente escalada de la morosidad, que ya se encuentra en el 3,8% en el sector de las cajas, son algunas de las razones que han llevado a estas entidades a extremar la prudencia y optar por retirar de sus cuentas una parte del beneficio obtenido en 2008 y destinarlo a la "hucha" de las provisiones.

De esta forma, el pasado ejercicio, las 46 entidades que integran la CECA -45 cajas y la propia patronal- tenían un total de 9.300 millones de euros, de los que 2.000 millones fueron provisiones voluntarias, en previsión del más que probable empeoramiento de la economía, que no ha hecho más que "entrar en el túnel", según explicaron.

La rapidez con que la crisis se ha transformado en recesión ha obligado a las cajas a cambiar sus planes, ya que hace sólo cuatro meses esperaban destinar a actividades sociales unos 1.952 millones de euros, según explicó el pasado septiembre el presidente de la Comisión Nacional de Obra Social de las Cajas de Ahorros españolas, Román Alcalá.