æscaron;ltima

Políglotas por obligación, no por vocación

La crisis provoca el aumento de las matriculaciones de adultos en los centros de idiomas.

Cuántas veces habrán intentado convencernos nuestros padres o profesores de que no se puede optar a un buen empleo sin hablar idiomas? Tengan razón o no, lo que es indiscutible es que, en tiempos de vacas flacas, las matriculaciones en cursos de lenguas extranjeras, lejos de disminuir, aumentan. Así lo confirman fuentes de los principales centros de idiomas afincados en España.

'Todos los que nos dedicamos a esto estamos pasando por un buen momento', reflexiona Jonathan Dykes, presidente ejecutivo del grupo International House (IH), uno de los centros de idiomas de referencia en España. Así lo corroboran algunas de las principales empresas del sector.

La multinacional IH ha experimentado un aumento en torno al 6% en las matriculaciones de adultos no extranjeros del presente curso 2008-09 en nuestro país con respecto al anterior. El número de niños inscritos, en cambio, no ha variado. También hay más demanda en los cursos para profesores. Otros de sus productos, como los planes de formación a medida para las empresas o los estudiantes de español, se han resentido. En cuanto al idioma, el 95% de sus clientes estudian inglés, mientras que el resto se reparte entre el francés, el alemán, el chino y el castellano.

En el British Council han observado la misma tendencia: crecimiento de la matriculación de mayores de edad y pocos cambios en el segmento juvenil. ¿Cuál es la explicación de esta tendencia? 'Cuando peligra tu empleo, si tienes un título oficial de inglés, mejor que mejor', opina Guy Heath, director de estudios de adultos del British Council. No se equivoca. Eso es, al menos, lo que cree la mayoría de la gente.

Sin embargo, la opinión de los expertos no es exactamente la misma. Simon L. Dolan, director de investigación del Instituto de Estudios Laborales de Esade, cree que 'estudiar idiomas no es la panacea para conseguir empleo'. No obstante, entiende perfectamente que se haga, ya que cree que es una buena manera de aprovechar el tiempo libre. 'En épocas de crisis siempre se apuesta por el talento', apostilla Dolan. Los empresarios despiden, pero también contratan. Y exigen a los que se quedan que sean más rentables que antes. 'Los que aún están en la empresa estudian para aumentar la competencia propia', explica, 'de la misma manera que otros se reservan información para hacerse imprescindibles en la compañía'. María del Mar Gómez, de Novoterapia Consultores, considera que en las entrevistas de trabajo 'se valora mucho el conocimiento de idiomas, aunque luego éstos no sean necesarios para el desempeño de las labores propias del puesto de trabajo'. De todas maneras, Gómez reconoce que la intensa campaña de marketing de los últimos años de los centros de idiomas ha fomentado en la gente la sensación de que dominar otras lenguas ayuda a conseguir un mejor empleo.

Sea como sea, las academias de idiomas son realistas. 'Estamos intentando ser cautos', reflexiona Dykes. 'Que no notemos ahora los efectos de la recesión económica no significa que no los vayamos a notar más adelante'. Si se mantiene la tendencia, parece que sólo se acordarán de la crisis cuando por fin acabe.