Energía

Trucos para ahorrar un 20% en la factura energética del hogar

Eroski crea una fórmula de cálculo por internet de la huella de CO2 de cada vivienda.

Trucos para ahorrar un 20% en  la factura energética del hogar
Trucos para ahorrar un 20% en la factura energética del hogar

Cada familia de Euskadi gasta unos 1.200 euros al año en energía. La vivienda consume el 40% de ese presupuesto y pudiera ahorrarse el 20% de la factura, según Angel Garrote, subdirector general del EVE. Para conseguir esa economía, lo primero es tener un hogar bien equipado en cuanto a cerramientos ('los euros se escapan por las ranuras de puertas y ventanas', explicita Garrote), y sistemas de calefacción (como calderas revisadas cada año). Y luego hay una serie de trucos para reducir el consumo doméstico de energía.

Eroski ha colgado en su página web un sistema informático que calcula la huella de CO2 (dióxido de carbono) de cada hogar. El enlace es www.eroski.es/ahorranergia. Alejandro Martínez, director de Responsabilidad Social del grupo de distribución, espera que estos mensajes lleguen en 2009 a unos 200.000 consumidores vascos.

¿Cuál es nuestro nivel de consumo doméstico en agua caliente y sanitaria? Pongamos un caso práctico. A través de internet, el sistema de Eroski primero pregunta qué tipo de hogar habitamos. Por ejemplo, un piso. ¿Antigüedad del inmueble? Construido entre 1980 y 2006. Relativamente nuevo, las viviendas de las décadas de los sesenta y setenta, edificadas en otro boom de la construcción, tienen una baja calidad energética, según Garrote. Otra cuestión: ¿superficie del inmueble? Digamos que ochenta metros cuadrados. ¿A qué temperatura ponemos la calefacción? A diecinueve grados cada grado por encima de los veinte aumenta un 7% el consumo. ¿El combustible utilizado? Gas natural. Con estos datos, ese hogar emite 1,27 toneladas de CO2 al año, un nivel calificado de 'excelente' por el sistema de cálculo de Eroski (las otras notas pueden ser 'medio' o 'excesivo').

El grupo cooperativo aconseja que se apague la calefacción por la noche (ahorro de 160 euros al año) y que no se encienda por la mañana hasta después de ventilar la casa (suficiente con diez minutos). Otros trucos son los de realizar un mantenimiento adecuado de la caldera (así gasta un 15% menos), purgar los radiadores una vez al año y no dejar los grifos abiertos durante el cepillado de dientes o el afeitado. Mejor la ducha que el baño (un consumo de agua cuatro veces menor).

Otras fórmulas de economía doméstica también son de sentido común: aprovechar la iluminación natural, utilizar colores claros en paredes y techos para que esa fuente natural tenga más efecto en el hogar, y apagar totalmente los equipos que no utilizamos (ordenadores, y televisores).

Para el ámbito de la electricidad también hay trucos, sobre todo después del susto deparado por las facturas de enero (que incluían unas tarifas al alza por estimaciones de demanda). Hay que recurrir a las bombillas de bajo consumo (obligatorias en la UE a partir de 2013) y ajustar los termostatos del frigorífico (seis grados en la parte central y dieciocho bajo cero en los cajones de congelación). Llenar a tope el lavavajillas, usar el microondas en vez del horno y utilizar la olla presión.