Medidas contra la crisis

Obama ordena al Tesoro que inicie el recorte de impuestos

El presidente Barack Obama ha ordenado al Tesoro de EEE UU que comience a apliar recortes de impuestos para el 95% de los estadounidenses, cumpliendo con una promesa de su campaña electoral.

Obama cree que la situación actual "no puede ser más seria
Obama cree que la situación actual "no puede ser más seria

Los recortes de impuestos integran un plan de recuperación económica de 787.000 millones de dólares aprobado por el Congreso de mayoría demócrata, ante la oposición del Partido Republicano.

El objetivo es poner más dinero en los bolsillos de los estadounidenses y estimular la economía incrementando el consumo.

"Me complace anunciar que esta mañana el Departamento del Tesoro comenzó a ordenar a sus empleados que reduzcan la carga de impuestos en los cheques de pagos, lo que significa que para el 1 de abril, la familia típica comenzará a recibir 65 dólares más al mes", dijo Obama en su discurso radiofónico semanal.

"Nunca antes en nuestra historia un recorte de impuestos ha entrado en vigor tan rápido ni ha sido aplicado a tantos trabajadores estadounidenses", dijo el mandatario . Con decenas de miles de estadounidenses que han perdido sus empleos, Obama insiste en que impulsar la economía estadounidense es su primera prioridad. Ha reconocido que su éxito o fracaso en esta tarea definirá su presidencia.

Obama llevó adelante una carrera hacia la Casa Blanca el año pasado con la promesa de revertir el recorte de impuestos que su predecesor, George W. Bush, aplicó a estadounidenses

con altos ingresos.

Su anuncio se produjo un día después de su máximo asesor en económico, el ex jefe de la Reserva Federal Paul Volcker, afirmara que la economía mundial podría estar deteriorándose más rápido que durante la Gran Depresión de los años 30.

Discurso ante el Congreso

Desde que asumió el cargo el 20 de enero, Obama ha buscado asegurar a los estadounidenses que su Gobierno está abordando la crisis económica con eficacia y rapidez, realizando eventos casi a diario para anunciar medidas destinadas a detener las ejecuciones hipotecarias, ayudar a bancos en problemas, rescatar la industria automotriz y dar marcha a su plan de estímulo.

Las medidas han sido recibidas con diversas reacciones en los sombríos mercados financieros, que no están del todo seguros de que lograrán detener ña espiral de la desaceleración económica.

El plan de Obama incluye 282.000 millones de dólares para recortes de impuestos y 120.000 millones de dólares para proyectos de trabajos de infraestructura pública, incluyendo la construcción de vías férreas y carreteras.