Tribunales

La Fiscalía de Brasil pide 337 millones de multa para Telefónica por mal servicio

La mayor multa impuesta nunca a Telefónica puede venir del lugar más insospechado, Brasil. La Fiscalía del Estado de São Paulo pide para la operadora española una sanción de hasta 337 millones por los perjuicios causados a los consumidores por mal servicio.

La Fiscalía de Brasil pide 337 millones de multa para Telefónica por mal servicio
La Fiscalía de Brasil pide 337 millones de multa para Telefónica por mal servicio

Hasta ahora el récord estaba en manos de la Comisión Europea y de su multa de 152 millones impuesta en verano de 2007 a Telefónica por cerrar el paso a los rivales en banda ancha. Esta cifra dejó en nada las sanciones que la operadora había recibido anteriormente en España, pero puede palidecer al lado de las pretensiones del Ministerio de Justicia del estado brasileño de São Paulo.

La Fiscalía de esta región ha trabajado en estrecha colaboración con la agencia que regula las telecomunicaciones en Brasil, la Anatel, y ha presentado una denuncia en la que reclama a Telefónica una pena máxima del 10% de la facturación de su filial Telesp en São Paulo en cinco años, lo que equivale a 1.000 millones de reales -unos 337 millones de euros-. Esta cantidad se exige como 'resarcimiento de los daños materiales y morales causados a millones de consumidores en los últimos cinco años por la mala calidad de los servicios prestados y la violación de los derechos de los usuarios', según aseguró ayer el organismo en una nota de prensa.

La denuncia se dirige a la filial de telefonía fija de Telefónica en São Paulo y se basa en las quejas de los consumidores registradas ante el departamento de protección a los usuarios de la Fiscalía y ante la Anatel. Sólo en el estado paulino, la Justicia tramita más de 18.000 procesos contra Telefónica, lo que también supone una dedicación extra de recursos para atender a los denunciantes, dice la Fiscalía.

TELEFÓNICA 7,24 -0,55%

Entre las acusaciones de mal servicio, el Ministerio Público cita las interrupciones del servicio, los cobros indebidos y la no atención a las solicitudes de los clientes.

Según el organismo, las reclamaciones se han disparado en los últimos tiempos, pero Telefónica asegura que los datos no son correctos. Las quejas en general han subido un 8,2% entre 2007 y 2008, pero las reclamaciones fundadas -aquellas en las que se ha dado la razón a los usuarios- han bajado un 17,4%. Por eso, la compañía considera desproporcionada la medida de la Fiscalía y luchará en los tribunales contra la denuncia.

El ataque a Telefónica se produce en una filial clave para la operadora. Telesp es la joya de la corona del grupo, con beneficios y generación de caja constantes y, hasta ahora, seguros. Una sanción de la cuantía de la que se habla penalizaría en gran medida las cuentas de la compañía. Y es que 337 millones de euros supone un tercio del beneficio conseguido por Telesp en 2007, el último año del que hay cifras.

Por eso, ya hay analistas que están revisando a la baja la previsión de dividendo que puede pagar la filial en el año en que le toque pagar la multa, si es que finalmente asciende a la suma solicitada por la Fiscalía.

Telefónica puede no ser la única empresa multada. El Ministerio Público ha abierto una investigación a Telecom Italia y América Móvil por las quejas de los clientes a su servicio celular.

La operadora se refuerza en telemedicina

Telefónica ha dado un paso más en su estrategia de extender a otros campos los avances de las telecomunicaciones y la tecnología. En este caso, la operadora se refuerza en el área sanitaria, con un alianza de colaboración con USP Hospitales para el desarrollo de proyectos de salud online, telemedicina y tele radiología. También se buscarán soluciones de atención médica innovadoras.

Como paso previo, Telefónica será el único proveedor de voz y datos de USP Hospitales y gestionará todos sus recursos de telecomunicaciones, con un volumen de negocio anual de 1,3 millones.

Los clientes reclaman también en España

Las reclamaciones de los clientes no se producen sólo en Brasil. La asociación de consumidores Facua presentó ayer una encuesta sobre el sector de telefonía móvil en España en la que se constata que el 45% de los consumidores, casi uno de cada dos, ha presentado una reclamación contra su operadora en los últimos seis meses. De esta cantidad, el 60% no encontró solución a su problema tras presentar la queja ante Telefónica, Vodafone, Orange o Yoigo, según el resultado de la encuesta realizada a 2.427 usuarios.

Facua destaca que los clientes han elevado su descontento en el último año.