Los efectos de la crisis

Un empresario amenaza con quemarse ante el ayuntamiento que le debe dinero

Los ayuntamientos de todo el país acumulan una deuda de 30.000 millones de euros. Un impago de dicha procedencia llevó ayer al empresario de la construcción José María Solís a amenazar con quemarse a lo bonzo frente al Consistorio de Loeches, en la Comunidad de Madrid. Aunque finalmente desistió y fue detenido por la Guardia Civil, Solís aseguró que el Ayuntamiento le debe 450.000 euros desde hace cuatro años, lo que ha causado el despido de todos sus asalariados y la quiebra de su empresa, Cavas, SA.

Al no encontrar alternativa, Solís se plantó frente al Consistorio a primera hora de la mañana con un camión y dos bidones de gasolina. 'No puedo más, estoy desesperado', declaró tras no recibir una respuesta por parte del alcalde, Pedro Díaz (PSOE), informó Efe.

Miembros del cuerpo de Bomberos y una ambulancia del Summa acudieron a la zona, que fue acordonada por la Policía Local y la Guardia Civil, según relataron varios funcionarios del ayuntamiento. Tras horas de tensión, un negociador de la Guardia Civil convenció a Solís de que abandonara el vehículo. Finalmente, el empresario fue detenido por desorden público y pasará a disposición judicial, según fuentes del Instituto Armado.

Desde el Ayuntamiento, por su parte, admitieron la deuda contraída con el constructor, aunque la cifraron en 166.000 euros. Nadie del ejecutivo local quiso dar más detalles. El retraso en los pagos de las administraciones locales está afectando especialmente a las pymes de todo el país. Solís ya denunció al Consistorio de Loeches hace más de un año ante los tribunales. Aún no ha obtenido respuesta. Familiares del empresario explicaron a los medios que la obra se llevó a cabo en varias vías pecuniarias del municipio. El impago de la misma ha culminado, dicen, con el despido de 20 trabajadores y la amenaza de embargo sobre Cavas, SA.

Deuda pública

La CEOE reclamó al Gobierno la pasada semana que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) cubra parte de los 30.000 millones de deuda que suman las 8.000 Administraciones locales de todo el país, por las dificultades que estan causando a las empresas.