Crisis automoción

Los fabricantes de coches en EE UU calculan que las ventas se hundieron un 30% en enero

Los fabricantes de automóviles dan a conocer mañana los resultados de sus ventas en Estados Unidos durante el primer mes del 2009, con las perspectivas de que la demanda haya caído un tercio con respecto a enero del 2008.

Los analistas ya han señalado que calculan que las ventas se redujeron un 30% durante el mes de enero. Y los que más van a sufrir son una vez más los fabricantes estadounidenses.

Según Edmunds.com, se espera que las ventas de Chrysler se reduzcan un 48% mientras que las de General Motors perderán un 38%. Por su parte, Ford menguará en casi un 30%.

Los fabricantes japoneses también perderán por encima del 20%. Nissan un 28%, Toyota un 24,5% y Honda un 23%. El mantenimiento de esta tendencia de ventas en el mercado estadounidense puede deparar graves consecuencias para el sector, golpeado por la mayor crisis de su historia.

Hoy, el analista de Barclays Capital, Brian Johnson, señaló que Ford podría verse obligado a solicitar ayudas públicas al gobierno estadounidense a finales de año.

General Motors y el Grupo Chrysler han solicitado un total de 17.400 millones de dólares a Washington para mantener sus operaciones en marcha en los primeros meses del 2009.

Los dos fabricantes ya han recibido parte del dinero pero no tendrán acceso al resto no hasta que presenten en febrero planes de viabilidad que certifiquen su reestructuración.

El pasado 29 de enero, Ford informó que durante el 2008 perdió 14.571 millones de dólares, los peores resultados de su historia.

A pesar de las masivas pérdidas, Ford dijo que tiene suficiente liquidez para afrontar el año y que no prevé la necesidad de recurrir a préstamos federales.

El mantenimiento de la escasa demanda de vehículos nuevos en Norteamérica puede significar más parones temporales de factorías en todo el sector a medida que las empresas tratan de igualar su producción con la reducción de ventas.

Hoy se supo que las ventas de automóviles en Japón cayeron durante enero casi un 28% y se situaron en su nivel más bajo en 37 años, lo que aumenta la presión sobre los fabricantes nipones en Estados Unidos.

La semana pasada, Honda anunció que sus beneficios globales se habían reducido un 90% durante el tercer trimestre fiscal (de octubre a diciembre del 2008). Hoy, el fabricante dijo que reducirá un 5% los salarios de sus casi 5.000 gerentes ante los malos resultados.

Toyota, que en el 2008 superó a General Motors en ventas mundiales por primera vez en su historia, también ha señalado que seguramente terminará el año fiscal en marzo con unas pérdidas de 4.470 millones de dólares ante la caída global de la demanda.

Para el 2009, la firma de investigación del mercado IHS Global ha señalado que calcula unas ventas de 10.400.000 nuevos vehículos en Estados Unidos, un 21% menos que en el 2008.