Crisis financiera

Berlusconi anuncia un programa de ayudas de 40.000 millones de euros

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, anunció hoy que el Gobierno de Italia tiene previsto un programa de ayudas de 40.000 millones de euros en tres años para hacer frente a la crisis económica.

"El paquete de nuestras ayudas asciende en total a 40.000 millones de euros para la economía en tres años. Se trata de dinero real y de una cifra compatible con nuestra deuda pública", dijo Berlusconi durante una intervención telefónica en un congreso económico.

Según el primer ministro italiano, estos 40.000 millones de euros podrán llegar hasta los 80.000 millones de euros con "las contribuciones europeas". Esas ayudas irán destinadas, entre otros, al sector del automóvil, a fondos para infraestructuras y a financiación de empresas.

Berlusconi explicó que unos 6.000 millones de euros serán de la reducción del decreto sobre el IVA, otros 16.000 serán para las infraestructuras, 10.000 irán a la financiación de las empresas y 8.000 para amortizadores sociales. Estas ayudas públicas demuestran, según el jefe del Ejecutivo italiano, que "la línea de confianza establecida por el Gobierno es la línea justa" para afrontar la crisis económica.

El pasado 27 de enero el Senado italiano ya aprobó un decreto ley del Gobierno que contempla la inversión de 5.000 millones de euros en ayudas a las familias y a las empresas italianas para afrontar la crisis económica. "Contra la crisis hemos hecho y estamos haciendo mucho. En unos días presentaremos una nueva iniciativa para el crédito al consumo y para garantizar nuevos sectores estratégicos", dijo Berlusconi. "Estamos trabajando de todas las maneras para volver al campo energético a través del relanzamiento de la energía nuclear y para los acuerdos sobre el abastecimiento del gas", añadió.

El primer ministro italiano confía en que, con las medidas que su Ejecutivo tiene previstas, la economía del país en pocos años será más fuerte, ya que, según él, su administración se ha encontrado con retrasos en el país. "En pocos meses Italia ha adquirido autoridad en el extranjero como nunca antes, en las relaciones diplomáticas y en particular frente a la explosión de la crisis financiera", afirmó el político. "Hemos sido los primeros tras el estallido de la crisis en garantizar la solidez del sistema bancario y en decir que nadie perdería ni un euro".

Entre las medidas que contempla el paquete anticrisis aprobado ya por el Senado italiano figura la reducción a las empresas de un 3% para los impuestos ante la declaración de 2008 y la controvertida "pornotasa", por la que se aplicará un impuesto de un 25% a aquellos materiales y expresiones artísticas relacionadas con la pornografía.

De las ayudas que contempla la ley anticrisis se podrán beneficiar ocho millones de personas, entre ellos tres millones y medio de jubilados con rentas inferiores a 15.000 euros, más de cuatro millones de familias con rentas que no superen los 22.000 y otras 90.000 que no lleguen a los 35.000 y tengan a su cargo personas con minusvalías. Según datos de su Banco Central, Italia debía al final de 2007 exactamente el 104,1% de su PIB, es decir, de la riqueza que genera anualmente.