Banca

El mercado de crédito alivia los costes

El euríbor a un año cae al 2,27%, la cota más baja desde 2005.

La contundencia mostrada por los bancos centrales ha conseguido restaurar los circuitos de la liquidez , que ahora fluye a raudales entre los emisores y la banca, pero no todavía en la corriente del interbancario. El descenso vertiginoso de los tipos de referenica debido a la crisis más profunda de los últimos 70 años, ha permitido aliviar los costes de endeudarse. El euríbor a un año ha caído de golpe 3,25 puntos, hasta el 2,27% actual, en apenas cuatro meses, su cota más baja desde septiembre de 2005. El índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas a tipo variable se encuentra muy lejos del máximo del 5,52% de ctubre, cuando la desconfianza era máxima, al estar cuestionada la solvencia de todo el sistema, y la banca renegaba de prestarse dinero.

En los mercados de capitales también se ha abierto de nuevo la espita, después de meses en los que la financiación estaba vedada a cualquier emisor y los precios se habían disparado hasta rozar en algunos casos los 700 puntos básicos. Con anterioridad al estallido de la tormenta, los diferenciales o spreads se situaban entre 10 y 20 puntos básicos. Sólo en España, en las últimas semanas han saltado al mercado BBVA, Iberdrola y Telefónica.

Pero el aparente regreso a la normalidad es algo ficticio, según los expertos, ya que esta liquidez está siendo retenida por el sector bancario y no circula hacia la economía real. De hecho, el ritmo en la concesión de créditos sigue estancado con crecimientos planos.

'Los tipos de interés se han seguido relajando. Ha sido un éxito del BCE. Ha tomado medidas más lentas, pero efectivas, como los recortes del precio del dinero o la reducción de la facilidad de depósito (remuneración del pasivo del banco central) hasta el 1%. Vamos bien encaminados, pero hay que persistir', explica José Luis Martínez, de Citi. Este experto considera que los tipos podrían bajar del 2% al 0,5% a mediados de año. Con ello, se aproximarían a las cotas vigentes en otros países, como EE UU, Reino Unido y Japón, cuyas autoridades monetarias han sido más agresivas en la utilización de su política monetaria para intentar devolver la confianza y construir el trampolín para salir del pozo de la recesión.

El BCE también mantiene la barra libre en sus préstamos, aunque los volúmenes han descendido ligeramente respecto a los momentos más álgidos de la crisis, entre octubre y noviembre. En diciembre, concedió 256.810 millones de euros, de los que 25.688 millones fueron solicitados por la banca española. Un mes antes, las entidades europeas habían pedido en la ventanilla de liquidez del BCE un total de 329.562 millones y las españolas, 33.238 millones.

Los mercados de capitales tampoco funcionan con normalidad, al menos para el sector financiero. 'En las emisiones de corporate se han reducido algo los spreads, pero en el sector financiero el mercado sólo se ha abierto para las entidades grandes', afirma Pablo Lladó, director de mercado de capitales de Calyon. Y, de momento, las emisiones con aval del Estado salen con cuentagotas, con un calendario establecido por el Tesoro en función del tamaño de las entidades. Sólo La Caixa ha emitido 2.000 millones a través de este sistema y se espera que lo haga en breve Caja Madrid.

Los expertos consideran que la situación no se enderezará hasta que las entidades recompongan sus sus deteriorados balances.