Caso Madoff

Dos firmas de abogados denuncian ante la CNMV la emisión de participaciones del Santander

Las firmas de abogados JAUSAS y Zunzunegui denunciaron hoy ante la CNMV que el Banco Santander no ha informado a los clientes de los riesgos de aceptar su oferta para canjear las inversiones afectadas por el fraude de Madoff, al tiempo que les presiona para aceptar la propuesta antes del 5 de febrero.

En un comunicado, ambos despachos señalaron que el grupo presidido por Emilio Botín "está infringiendo los deberes de lealtad e información a los afectados", por lo que han solicitado a la CNMV que ejerza su deber de protección del inversor y, en su caso, incoe los correspondientes expedientes sancionadores.

Entre los puntos que denuncian, destaca que el grupo financiero "ha informado a los clientes que o firman antes del 5 de febrero o dejan sin efecto la oferta y deberán acudir a los tribunales, lesionando su derecho de reflexión".

Las dos firmas aseguraron que el Santander no ha informado a los clientes del perjuicio causado en sus inversiones, lo que les impide valorar si la oferta es beneficiosa desde el punto de vista económico, y sin embargo se ha puesto en contacto telefónico para comunicarles los términos generales de la propuesta.

SANTANDER 4,10 3,27%

También han criticado ante la CNMV que el Santander no ha informado a sus clientes que el banco no tiene obligación de recomprar las acciones preferentes dentro de 10 años, lo que podría vincularles de forma perpetua a esos productos, que en principio no cotizan y por tanto no son líquidas.

"Los inversores que aceptasen la oferta no podrían obtener dinero líquido salvo que el Banco Santander decida comprárselas", denunciaron los dos despachos, que también han señalado ante el supervisor bursátil que el grupo no ha informado a los clientes que el valor de la emisión de acciones preferentes es como máximo del 37% de sus inversiones.

Además, ambos despachos advirtieron de que el Santander podría recuperar del HSBC la totalidad de las cantidades invertidas bajo su custodia por el ejercicio de acciones judiciales o por una negociación extrajudicial, una acción que perjudicaría a los clientes que hubieran aceptado el canje.

Además, se quejaron de que el Banco Santander no permite a los clientes obtener copia de los contratos que deben firmar in situ en las oficinas, disminuyendo de forma sensible la capacidad de asesorarse.

La oferta del Santander consiste en canjear sus participaciones en el Optimal Strategic US Equity, fondo afectado en su totalidad por el fraude, por participaciones preferentes del banco a 10 años, cuyo valor de colocación es muy superior al de mercado.