Inmobiliario

Nozar, entre criterios judiciales distintos

El cambio del juez del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid ha sido fundamental para que el concurso solicitado contra Nozar por el acreedor Avalatransa haya sido admitido a trámite.

La sociedad Avalatransa ha solicitado en dos ocasiones ante el mismo juzgado concurso contra el grupo de la familia Nozaleda, al que reclama cerca de 250.000 euros. El magistrado que estudió el pasado año ambas solicitudes, Antonio Martínez-Romillo Roncero, no era el juez titular de dicho juzgado, sino un sustituto, precisan fuentes jurídicas consultadas.

Recientemente el juzgado número 1 requirió la asistencia de otro juez, plaza cubierta por Antonio Martínez-Romillo Roncero, y el juez titular del juzgado número dos, Pedro María Gómez Sánchez, se ha incorporado a su puesto.

Con la misma documentación con la que contaba Martínez-Romillo, Gómez Sánchez ha admitido a trámite esta semana la solicitud del concurso contra Nozar.

'En el caso examinado', dice ahora en su escrito el juez Gómez Sánchez, 'la entidad Avalatransa no solamente afirma ser acreedora de Nozar sino que, además, acompaña a su solicitud una amplia prueba documental pública que, sin que sea prejuzgar en este momento procesal, justifica al menos indiciariamente la legitimación que invoca'.

La seguridad con la que el juez titular del Juzgado Mercantil número 2 admite a trámite la petición de concurso contra Nozar contrasta con la contundencia con la que el juez sustituto del mismo juzgado, Martínez-Romillo Roncero desestimó la misma solicitud.

En la primera demanda de concurso contra Nozar, de marzo de 2008, el magistrado no titular del Juzgado Mercantil número 2 de Madrid despachó así la solicitud de concurso: 'Ante la falta de acreditación de los presupuestos antes examinados, evitamos el inicio de un proceso deficientemente instado, en el que Avalatransa no ha logrado acreditar, pese a que le incumbía, la concurrencia de los requisitos (...)'.

En noviembre de 2008 Avalatransa vuelve a intentar que sea admitida una demanda de concurso contra Nozar. Pero Martínez-Romillo declara en el auto en el que lo desestima, un mes después, que la petición 'adolece de las mismas carencias sustanciales y procesales que la formulada con anterioridad'.

Gómez Sánchez advierte en el texto hecho público esta semana que el caso 'es controvertido' y recuerda el deseo de 'voces autorizadas' de que el juez pudiera tener en estos casos mayor margen para evitar que la solicitud de concurso 'pueda ser ejercitada con abuso (...)'.

Reyal, Colonial, Afirma y Aisa están pendientes

Las inmobiliarias cotizadas Reyal Urbis, Colonial, Afirma y Aisa están pendientes de la solicitud de concurso contra Nozar. De lo que ocurra en los próximos días dependerá la participación de la familia Nozaleda en el capital de esas compañías. En marzo, Nozar deberá formalizar el acuerdo con Reyal de finales de 2008 y pagar una indemnización de 70 millones a la compañía presidida por Rafael Santamaría. El grupo de la familia Nozaleda tiene previsto informar esta semana sobre negociaciones mantenidas con Colonial para retener la propiedad del complejo Boí Taüll. Las partes podrían llegar a un acuerdo hoy mismo, indican fuentes cercanas a las empresas. Las inmobiliarias Afirma -en plena ampliación de capital- y Aisa también tienen a Nozar como accionista.