Crisis financiera

ING despedirá a 7.000 empleados en 2009 tras anunciar unas pérdidas de 1.000 millones

ING tampoco escapa de la crisis. El grupo financiero holandés anunció hoy que suprimirá 7.000 empleos en todo el mundo, un 5,4% de su plantilla, tras anunciar unas pérdidas netas de 1.000 millones de euros en el ejercicio 2008, cifra que está basada en resultados preliminares y cifras sin auditar.

Michael Tilmant, hasta ahora presidente de ING
Michael Tilmant, hasta ahora presidente de ING

El grupo bancario explicó que la pérdida incluye desinversiones como su división de seguros en Taiwán y la finalización de sus negocios de pensiones en Argentina, según un comunicado.

El grupo bancario espera que la reducción de empleos suponga un ahorro de costes de 1.000 millones de euros durante 2009 y un descenso estructural de costes de aproximadamente 1.100 millones de euros a partir de 2010.

Además de suprimir puestos de trabajo, ING reducirá costes de oficina, mercadotecnia, el programa de patrocinio en la Fórmula 1 y renegociará ciertos contratos en el sector informático.

"Con el fin de adaptar la organización a la nueva coyuntura económica, ING ha anunciado pasos para reducir riesgos, costes y centrarse en sus negocios más importantes", indicó el comunicado.

Dimisión del consejero delegado

Uno de los primeros movimientos de la compañía para salvarse de la crisis financiera ha sido reemplazar a Michael Tilmant, presidente desde 2004, por Jan Hommen, que asumirá el cargo en abril. ING anunció hoy la dimisión de su actual consejero delegado, Michiel Tilmant, una decisión que tiene que ser aceptada el próximo 27 de abril por los accionistas.

ING recibió en octubre una inyección de 10.000 millones por parte del Gobierno holandés. No obstante, la entidad anunció que recibirá un nuevo apoyo del Estado holandés, el cual avala el 80% de las hipotecas problemáticas de ING en Estados Unidos (las llamadas hipotecas "Alt-A").

Según el nuevo responsable principal de ING, Jan Hommen, "este paso es la lógica continuación de la inyección de capital del año pasado".

A cambio del nuevo apoyo del sector público, ING ha prometido reservar 25 millones de euros extra para créditos a consumidores y empresas, renunciar a las bonificaciones de los directivos en 2009 y elaborar una nueva política de bonificaciones para consolidar la tendencia a la baja de las mismas.

ING espera cerrar el año en su división bancaria con un beneficio neto de 500 millones de euros, mientras que la división de seguros lo hará, según las cifras hoy disponibles, con una pérdida de 9.000 millones de euros.

El grupo bancario explicó que "las condiciones de mercado en el tercer trimestre se deterioraron fuertemente, siendo el peor trimestre, afectado por la crisis de los mercados financieros, de los últimos cincuenta años".

No afectará a los trabajadores españoles

Por otro lado, los despidos "no afectan a ningún trabajador de ING-España", según indicaron a Efe fuentes de la entidad, que valoraron que la división española cerró 2008 con un beneficio antes de impuestos de "alrededor de 40 millones de euros".