Encuentro

El consejo de Caja Madrid se reúne en Toledo el 28 y 29 de enero para analizar el negocio

El máximo órgano de gobierno de Caja Madrid, formado por 21 consejeros -con el presidente, Miguel Blesa, a la cabeza- se darán cita el próximo 28 y 29 de enero en Toledo para analizar los logros realizados durante el pasado ejercicio, realizar un nuevo plan táctico para 2009 y revisar el plan estratégico 2007-2010.

Aunque la cita es ordinaria y suele celebrarse todos los años a comienzos del siguiente, lo cierto es que en esta ocasión, en la que la entidad financiera se encuentra en el ojo del huracán informativo, cobra una especial relevancia.

Se trata, además, del primer encuentro que realiza el consejo de administración de la caja después de la guerra que protagonizó la comisión de control el pasado viernes 16 de enero y tras la tregua solicitada durante esta semana por PSOE, CC OO e IU para garantizar la estabilidad en la entidad.

En el consejo se verán las caras, los aguirristas y los gallardonistas. En el primer bando se encuentran Estanislao Rodríguez-Ponga, que ocupa el cargo de vicepresidente, José Manuel Fernández Norniella, Ricardo Romero de Tejada y Mercedes Rojo, mientras que al lado del alcalde de Madrid está Mercedes de la Merced, Jesús Pedroche, Alberto Recarte, y el propio presidente de la entidad, Miguel Blesa.

Pero no serán las únicas tensiones. Entre los socialistas, también habrá sus más y sus menos, después de que el partido abriera un expediente a Antonio Romero por votar en contra del postulado federal.

No obstante, fuentes cercanas al consejo, aseguran que el asunto principal a tratar tendrá que ver con el negocio. En mitad de una crisis financiera, no resultaría demasiado extraño que se contemplen variar algunos objetivos del plan estratégico 2007-2010.

En este sentido, Caja Madrid esperaba llegar a esta fecha con 8.600 millones de beneficio y 150.000 millones de volumen de negocio. Entre sus retos también se encontraban contratar a 2.200 empleados nuevos, crecer un 140% en la actividad con empresas y captar un millón de nuevos clientes.

Este plan incluía además la apertura de unas 300 oficinas. El consejo de administración deberá decidir si son ahora metas pertinentes.