Petroleras

Repsol no teme la nacionalización de su actividad en Libia

Repsol no teme que los planes de nacionalización que estudia poner en marcha Libia afecten a su actividad en ese país. Así lo aseguraba su presidente, Antonio Brufau, durante uno de los actos oficiales celebrados el pasado fin de semana con motivo de la primera visita oficial del Rey Juan Carlos al país magrebí, donde Brufau formaba parte de la delegación española.

El líder libio, Muammar el Gaddafi, aseguró el viernes que el régimen se planteaba la nacionalización de las petroleras extranjeras si el precio del barril no alcanza los 100 dólares. Sin embargo, Brufau entiende que de estas palabras no se puede extraer 'en absoluto' la conclusión de que prepare 'un proceso de nacionalización, ni muchísimo menos'.

El presidente de Repsol dejó claras sus discrepancias con la reflexión de Muammar el-Gaddafi y argumentó, en sentido contrario, que una nacionalización no garantiza subidas en el precio del crudo, porque el petróleo mundial ya está en un 80% en manos públicas. Según los datos proporcionados por Brufau, Repsol produce en Libia más de 300.000 barriles al día, de los que entrega más del 80% al Estado libio en concepto de impuestos.

REPSOL 15,19 -0,10%

Brufrau también aseguró que una hipotética entrada del Gobierno libio en el capital de Repsol sería decisión de los propietarios de las acciones en venta en referencia al 20% del capital en manos de Sacyr. Sin embargo, aseguró que contar con el Gobierno libio en el accionariado significaría dar entrada en el capital al país donde más barriles produce la compañía, con una 'historia jurídica de estabilidad, de comunión o comunicación entre las dos partes'. Además, apuntó que la operación podría suponer 'un plus, porque habría siempre un seguro valor añadido', en referencia a las reservas de crudo libio.