Clasificación

España, a la cola de Europa en actividad y clima emprendedor

España ocupa los últimos puestos entre los países de la UE de los 25 en los índice de actividad y clima emprendedor, según una clasificación de la Comisión Europea recogida en un informe elaborado por el Círculo de Empresarios.

El estudio El espíritu emprendedor: elemento esencial para afrontar la crisis económica española añade que España se encuentra en el puesto 25 en cuanto al índice de actividad emprendedora y en el 21 sobre el clima emprendedor.

El informe recomienda a España para combatir la erosión "continuada de la competitividad", poner en marcha medidas que estén orientadas a crear un modelo competitivo más flexible y coherente con el nivel de desarrollo de la economía española.

Así, el Círculo de Empresarios propone que, dentro del marco institucional, se implanten mayores incentivos fiscales, que el sector público cumpla los compromisos de pagos dentro de los plazos marcados o disponer de una regulación específica para la creación de empresas, pero con menos burocracia.

Añade que otras de las medidas que ayudarían a mejorar la actividad emprendedora sería un mejor sistema judicial, con procedimientos más simples y rápidos en situaciones complicadas para las empresas.

Explica que también sería conveniente flexibilizar el sistema de negociación colectiva, introducir programas que animen a los desempleados a desarrollar sus propias ideas, o mejorar la información sobre financiación para los emprendedores.

Con el fin de promocionar el espíritu emprendedor, el estudio del Círculo de Empresarios propone que el marco educativo se asiente sobre valores fundamentales para el desarrollo personal, social y económico y fomente cualidades personales como la creatividad, la iniciativa o la responsabilidad.

Falta Riesgo y sobra rigidez

Añade que las causas que hacen que la actividad y el clima emprendedor se vean mermados, son la rigidez del mercado laboral, el escaso desarrollo de los mercados financieros, concretamente los del capital riesgo, y el elevado nivel de aversión al riesgo, así como el miedo al fracaso, entre otras.

Por último, indica que en las últimas tres décadas se han producido cambios significativos respecto al emprendedor medio, ya que actualmente es empresario con asalariados a cargo o directivo.

Además, es más habitual que el emprendedor sea mujer, mantenga su movilidad geográfica o sea extranjero.

Concretamente, explica que en la actualidad más del seis por ciento de los emprendedores son inmigrantes, una cifra que supone un gran incremento si se compara con 1992, cuando era del 0,6 por ciento.