Inmobiliario

El ajuste del precio de la vivienda puede completarse en 2009, según Solbes

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, considera que el proceso de ajuste del precio de la vivienda en España puede completarse este año.

En rueda de prensa en una pausa de la reunión del Ecofin (Consejo de Ministros de Finanzas de la UE), Solbes señaló que, según el Gobierno, el grueso del ajuste en el sector inmobiliario español se está produciendo entre 2008 y 2009, con cierto adelanto sobre los cálculos de la Comisión Europea.

El ejecutivo de la UE cree que la actividad en España seguirá cayendo en 2010, año en que la mayoría de sus socios volverán a crecer, por la fuerte corrección en la construcción, un sector cuya recuperación es más lenta y difícil que la de otros.

Pero el Gobierno español es "algo más optimista que la Comisión", indicó hoy el vicepresidente, pues "creemos que el ciclo de ajuste en la vivienda es algo más adelantado".

Eso explicaría, según Solbes, las diferencias en las previsiones de crecimiento entre ambas instituciones.

Madrid espera este año una contracción del PIB del 1,6 por ciento, cuatro décimas menos que Bruselas, y confía en volver al crecimiento en 2010 (del 1,2 por ciento), mientras que la Comisión cree que la actividad volverá a contraerse el 0,2 por ciento.

También son diferentes las expectativas de evolución del mercado laboral, ya que el ejecutivo de la UE teme que el paro roce el 19 por ciento de la población activa en 2010 y el Gobierno no cree que vaya a superar el 16 por ciento.

Solbes explicó que las dos previsiones parten de una tasa de crecimiento distinto (negativa en el caso de la Comisión) y también tienen en cuenta distintas hipótesis de evolución de la población activa y de la inmigración.

En su opinión, no parece razonable que la población activa ni la inmigración sigan creciendo en los próximos años como lo han hecho los últimos ejercicios.

También hay divergencias, explicó, sobre la tasa de avance del PIB a partir de la cual la economía española crea empleo.