Investidura

Barack Obama entra en la Historia

Barack Hussein Obama se ha convertido a las 12.00 del mediodía (hora de Washington) en el 44 presidente de EE UU. Pese a que la temperatura rondaba los -5ºC, se calcula que dos millones de personas llenaron los tres kilómetros del Mall de Washington para ser testigos, en una metafórica primera fila, de la toma de posesión de un presidente que en su primer discurso afirmó que el país está en una situación delicada pero que exaltó el optimismo y la responsabilidad compartida de los americanos para tomar acciones audaces y rápidas para avanzar.

Obama jura su cargo
Obama jura su cargo

Obama no perdió el tiempo y en su discurso fue directo al problema que más angustia a los americanos: la economía. El presidente dijo que la actual crisis está causada "por la codicia y la irresponsabilidad de algunos pero también por nuestro fallo colectivo a la hora de tomar decisiones duras y preparar a la nación para una nueva era". Tras el diagnóstico, la promesa. El nuevo presidente dijo que aunque los retos son "serios y muchos" y no se resolverán inmediatamente, pero "sabed esto, América, lo haremos", dijo.

En su discurso de 2.401 palabras, Obama trató de insuflar optimismo, diciendo que EE UU sigue siendo la más próspera y poderosa nación en la tierra. "Nuestros trabajadores no son menos productivos que cuando empezó la crisis. No somos menos creativos y nuestros bienes y servicios no son menos necesitados que la última semana, o mes o el año pasado. "Empezando hoy", dijo el presidente, "debemos recuperarnos, quitarnos el polvo de encima y empezar el trabajo de rehacer América".

El presidente hizo mención a un futuro económico modelado a partir de un plan de estímulo que quiere aprobar a mediados de febrero. "El estado de nuestra economía pide una acción audaz y rápida, y actuaremos, no sólo para crear nuevos trabajos, sino para crear unos nuevos cimientos para el crecimiento. Obama advirtió que en los nuevos tiempos no hay que preguntarse si el Gobierno es "demasiado grande o demasiado pequeño sino si funciona, si ayuda a que las familias encuentren empleos y un salario decente, una sanidad que puedan permitirse y una jubilación digna".

En su discurso, Obama repitió algo que ya ha explicado en otros discursos, "la nación no puede prosperar si favorece solo a los que prosperan". El principio de la redistribución toma fuerza en el Washington que hoy recibía al primer presidente negro de su historia.

El recién nombrado presidente tuvo palabras para recordar la amenaza del terrorismo pero afirmó que "rechazamos la elección falsa entre nuestra seguridad o nuestros ideales", una crítica consistente a la administración que le ha precedido, con George W. Bush al frente.

Consciente de que sus palabras llegarán a todo el planeta, el presidente dijo que América es "amigo de cada nación, de cada hombre, mujer o niño que busca un futuro de paz y dignidad y estamos preparados para liderar una vez más", indicó el nuevo presidente de Estados Unidos.