Estrategia

Botín confirma a Lula las inversiones de Santander en Brasil

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, presentó hoy al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, el plan estratégico del grupo financiero, que prevé inversiones por 2.600 millones de reales (unos 1.125 millones de dólares) en el país hasta 2010.

Botín le manifestó a Lula su confianza en la fortaleza de Brasil para afrontar la crisis global y le confirmó la decisión de abrir 400 nuevas oficinas del banco en los próximos años, informó el Santander en un comunicado. "Brasil es un gran país, que combina un mercado fantástico con un potencial agrícola, mineral, tecnológico, industrial y de servicios que le han convertido, sin duda, en una de las más grandes potencias a nivel mundial", afirmó Botín, citado en el comunicado.

El viaje del banquero español corresponde a un mecanismo de visitas de cortesía anuales para comunicar los planes del banco y no tiene relación con los despidos que se dieron a conocer la semana pasada en sucursales del Santander en Sao Paulo, informaron portavoces de la Presidencia.

La semana pasada, la filial brasileña del Santander y el Banco Real, también propiedad de la entidad española, concretaron el despido de 400 empleados, según denunció un sindicato de trabajadores de banca, lo que no fue ni confirmado ni desmentido por el banco. El sindicato aseguró que los despidos responden a la estrategia de fusión del Santander con el Banco Real y que nada tienen que ver con los efectos de la crisis financiera en la institución.

SANTANDER 2,81 -0,14%

Tras la adquisición del Banco Real en 2007, como parte del paquete de activos en la operación ABN Amro, el Santander se convirtió en el cuarto banco en Brasil, por detrás del Itaú Unibanco, el Bradesco y el estatal Banco do Brasil. En Brasil, el Grupo Santander tiene activos por 133.400 millones de reales (unos 57.624 millones de dólares) y 8,5 millones de clientes.

El plan estratégico, que fue oficialmente presentado por Botín el pasado octubre, refleja las inversiones que hoy le comunicó el presidente del banco a Lula y, además, la adquisición de una nueva sede en Sao Paulo por 1.060 millones de reales (unos 457 millones de dólares), operación ya realizada por el ente.

El objetivo del banco en Brasil es obtener un beneficio de cerca de 9.000 millones de dólares entre 2008 y 2010, para que la filial brasileña aporte en torno al 20 por ciento de los ingresos totales del grupo.