Empleo

El Gobierno británico quiere acabar con la jubilación obligatoria, según la prensa

El Gobierno británico quiere acabar con la jubilación obligatoria a los 65 años y dejar que el individuo decida si quiere seguir trabajando, según informa hoy el diario The Daily Telegraph.

Según los planes del Gobierno laborista, no se podría obligar a trabajar a nadie más allá de esas edad, pero se daría a los trabajadores la opción de hacerlo si así lo deseasen.

Esa reforma legislativa se aplicaría además retrospectivamente, es decir que afectaría también a los trabajadores que han firmado ya contratos laborales que les exigen jubilarse a esa edad.

Hasta el 2006, la edad obligatoria de jubilación eran 65 años, o antes en el caso de algunas profesiones, pero ese año el Gobierno modificó la ley y consideró que ese límite debía considerarse sólo la edad de jubilación "por defecto".

Sin embargo, el Gobierno no obligó a las empresas a aceptar esa propuesta.

Ahora, sin embargo, el Gobierno cree que tiene que dar un paso más y conceder a los trabajadores el derecho legal a seguir trabajando mientras éstos así lo deseen.

La eliminación del límite de edad obligatorio no debería, sin embargo, afectar al momento en que pueden comenzar a cobrarse las pensiones.

Para mediados de siglo, la edad de jubilación será de 68 años tanto para hombres como para mujeres.

"Mucha gente disfruta ahora de buena salud hasta los noventa y más años, y habría que juzgar a los individuos por su capacidad en lugar de obligarlos a interrumpir sus carreras cuando podrían estar en su mejor momento", afirma lord Oakeshott, portavoz liberal-demócrata para temas de pensiones en la cámara alta.