Transporte aéreo

El tráfico en los aeropuertos españoles cae por primera vez desde el 11-S

2008 es el peor año en el tráfico aéreo español de los quince últimos. Con caídas superiores al 3% en pasajeros y vuelos, arroja peores datos que 2002, cuando, como consecuencia de los atentados del 11-S, el número de viajeros descendió el 1% y los vuelos el 0,4%

El tráfico aéreo ha vivido en 2008 uno de los peores ejercicios de su historia. Según los datos ofrecidos ayer por la empresa pública propietaria de la red nacional de aeropuertos, AENA, el número de pasajeros y de operaciones en la red de terminales del país sufrió una contracción superior al 3%. En concreto, de -3,20% en pasaje y de -3,9% en despegues y aterrizajes. La carga aérea tampoco ha tenido un comportamiento brillante, aunque ha conseguido un leve crecimiento del 0,4%.

Para encontrar unos datos tan negativos había que remontarse a la crisis sufrida en España a comienzos de la década de los 90, aunque en aquellos momentos las cifras estadísticas de tráfico aéreo no eran tan fiables como las de ahora.

En todo caso 2008 ha roto una tendencia de crecimiento sostenido en el tráfico aéreo español de más de una década, que sólo tuvo un traspiés en el ejercicio de 2002 cuando, como consecuencia de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados unidos, el sector aéreo vivió auténticos momentos de colapso. Las estadísticas de 2008 son aún peores que las registradas hace seis años, ya que entonces la contracción en el número de pasajeros fue del 1%, frente al 3,2% del año pasado, y en operaciones la caída del 0,4% de 2002 contrasta con el retroceso del 3,9% del año pasado.

Un dato que mitiga en parte el descalabro sufrido en el cielo español durante 2008 se encuentra en el hecho de que el número total de viajeros aéreos fue de casi 204 millones. Sin duda es un importante retroceso frente a los 210 millones de pasajeros registrados en 2007, pero están muy por encima de los contabilizados en un año de gran pujanza económica como fue 2006, cuando se registraron 193 millones de viajeros.

Aparte de la crisis económica, sobre el descenso del tráfico en los aeropuertos nacionales ha incidido de forma muy importante el éxito logrado por la tres nuevas líneas del tren de alta velocidad inauguradas en los últimos 13 meses en España, que se han convertido en un purísimo competidor para el avión. La dimensión de la crisis en el sector aéreo durante 2008 se ve agravada por el hecho de los tráficos comenzaron a caer de manera leve en la primera parte del año, pero se han ido acelerando de manera muy acusada a lo largo del último trimestre.

Los datos de AENA señalan que el descenso en volumen de pasajeros y operaciones se produce principalmente debido a la disminución del tráfico doméstico, mientras que el tráfico internacional logrado mantener un crecimiento moderado. En el conjunto de la red se ha alcanzado una subida del 0,4%. Los aeropuertos de Vigo, Zaragoza y Santander son los que más han aumentado sus vuelos internacionales. La entrada en servicio de las nuevas líneas del AVE tienen un claro reflejo en la cifras ofrecidas ayer por AENA para el conjunto del ejercicio. El tráfico aéreo del corredor Madrid-Barcelona se ha reducido un 24% con respecto a 2007, y el tráfico aéreo del corredor Madrid-Málaga, un 28%.

Entre los principales aeropuertos por tráfico de pasajeros, el de Madrid-Barajas continúa siendo el mayor de la red, con 50.846.104 pasajeros, pero ha registrado un descenso del 2,4% respecto al 2007.

Destaca el descenso de Barcelona-El Prat, de un 8,2% en relación al 2007 y 30.208.134 pasajeros; Palma de Mallorca, con 22.832.865, desciende un 1,7%; Málaga, con 12.813.764 (-5,7%); Las Palmas de Gran Canaria, con 10.212.106 (-1,4%); y Alicante, con 9.578.308 (5%).

Entre los mayores crecimientos porcentuales destacan los aeropuertos de Zaragoza, con un incremento de un 16,2%; Gerona, con 13,6%, y Santander, con 12,4%.

Diciembre, el peor mes del año, con descensos en torno al 13%

Lo peor del ejercicio de 2008 en lo que a los tráficos aéreos españoles se refiere es que empezó relativamente bien y ha concluido pésimamente. Los datos publicados por AENA referentes al mes de diciembre último desvelan un auténtico descalabro. En tráfico de pasajeros el descenso ha sido del 13,7%. El número de operaciones cayó el 13,1% y las cargas aéreas se contrajeron en un 12,7%. En lo pronunciado del descenso ha tenido mucho que ver con la situación de conflictividad que ha padecido la principal compañía aérea nacional, Iberia, enfrentada a sus pilotos por la discusión del convenio colectivo. El aeropuerto de Barajas cosecho una caída en pasajeros y vuelos del 11%.