Operación

El Estado británico controlará el 43,4% del nuevo banco que surgirá tras la fusión de Lloyds y HBOS

El 43,4% del nuevo gigante bancario británico que surgirá tras la fusión de Lloyds TSB y HBOS estará controlado por el Estado después de que los accionistas de ambas entidades prácticamente no tomaran parte en la ampliación de capital realizada con vistas a la fusión y que había sido garantizada por el Estado.

La ampliación de capital parecía condenada al fracaso de antemano entre los accionistas de ambos grupos, puesto que el precio de las acciones de las dos entidades había caído en los últimos días por debajo del precio estipulado para la ampliación.

En concreto, los accionistas de Lloyds TSB solamente adquirieron el 0,5% de los títulos emitidos, mientras que sus homólogos de HBOS apenas suscribieron el 0,24% de la ampliación, informaron las dos entidades a la Bolsa de Londres.

Cuando el próximo 19 de enero se complete la fusión de los dos bancos que dará origen al Lloyds Banking Group, el Gobierno controlará el 43,4% de la nueva entidad, que contará con unas 3.000 sucursales en Reino Unido y alrededor de 140.000 empleados.

El Estado británico controla casi el 60% del Royal Bank of Scotland, además de los nacionalizados Northern Rock y Bradford & Bingley, del que Santander adquirió los depósitos y la red de sucursales.