José Antonio Olavarrieta

'La inyección de capital público es competencia desleal'

Lleva cuatro meses en el cargo y le ha tocado vivir el recrudecimiento de una crisis que él considera peor que la de 1929. Piensa que los meses más difíciles fueron septiembre y octubre, pero que las entidades financieras españolas los afrontaron en una buena situación de solvencia y capitalización. Estima que la recuperación podría empezar en el segundo semestre del año.

Piensa que los meses más difíciles fueron septiembre y octubre, pero que las entidades financieras españolas los afrontaron en una buena situación de solvencia y capitalización. Estima que la recuperación podría empezar en el segundo semestre del año.

¿Cómo han vivido las cajas este periodo?

Gracias a que en los años de bonanza realizaron fuertes provisiones, se puede hablar de un moderado optimismo. En 2007, las cajas han destinado 14.000 millones a reservas, pasando por primera vez de los 106.000 millones en recursos propios. Además de las dotaciones obligatorias, han hecho provisiones voluntarias, denominadas subestándar de 1.600 millones de 2007 y otros 721 millones durante los nueve primeros meses de 2008.

¿Han sido suficientes las ayudas del Gobierno?

Hay que aclarar que las cajas y bancos españoles no han requerido ninguna ayuda. Lo que si se han necesitado es liquidez. Las cajas estaban creciendo a unos ritmos increíbles y como consecuencia del déficit de ahorro en España, se financiaban en los mercados mayoristas internacionales. Luego estos se cerraron y esa liquidez es la que necesita el sistema, de ahí que aplauda las medidas del Gobierno en cuanto a hacer llegar la liquidez al sistema.

¿A estas medidas han recurrido más las cajas que los bancos?

No lo creo. El índice de cobertura de las cajas está en el 72%, a lo que hay que sumar las facilidades del Banco Central Europeo y la captación de depósitos. Esto hace que la situación no sea preocupante, aunque todo depende de la duración, porque, claro, si la crisis se prolonga por dos o tres años, va afectar a las cajas, a los bancos y a todos. Lo que hace falta es que se reactive el mercado interbancario.

¿Cómo está evolucionando el crédito?

Las cajas acabaremos el año dando unos 60.000 millones de euros de créditos, lo que supondrá un aumento entre el 7,5% y 8%. Y vamos a seguir dando préstamos a todos los proyectos solventes.

¿Estaría a favor de que se hicieran controles gubernamentales para comprobar que las medidas llegan a las familias y empresas?

Estoy absolutamente en contra de que los Gobiernos controlen si se dan o no créditos. Las entidades financieras. Lo hemos dicho alto y claro. No entendemos la falta de rigor. En España no hay ayudas, pero el problema es que sí las hay en otros Gobiernos, saltándose las reglas de la Comisión Europea. Estamos más que defraudados, porque entendemos que éste no es el camino y se incurren en agravios comparativos.

¿Cómo llevan el repunte de morosidad?

En la anterior crisis de 1992 se empezó con una morosidad del 4% y se terminó en el 9%. En ésta comenzamos en el 0,67%, y aunque es cierto, que hemos aumentado un 400%, no es el mismo punto de partida. Con esto no quiero decir que la situación sea boyante. En noviembre se elevó al 3,53% y a finales del año llegaremos al 3,65%. La mora va a continuar creciendo en el 2009, pero va a ser determinante la evolución del desempleo. La previsión es que se sitúe entre el 5,5% y un 6%.

¿Cómo afectará a los beneficios?

Tenemos que olvidarnos del ciclo anterior. Habrá una caída de los beneficios debido a la contracción del crédito. Pero no tiene nada que ver con la solvencia.

"Las cuotas participativas serán una fómula utilizada"

"Las cuotas participativas han sido una importante aportación al sistema financiero. Si no han salido más, ha sido porque el mercado no existía para ninguna emisión. Desde esta institución las hemos defendido y serán la fórmula que usen las cajas a medida que necesiten recursos propios.

"Las cajas de ahorros nos estamos convirtiendo en un ejemplo mundial exportable. En el mercado internacional, cada vez hay más interés por conocer cómo es una caja".

"Parece lógico que no se pongan en marcha nuevos planes estratégicos. En un momento de crisis, lo importante es apostar por evitar la exclusión financiera como lo estamos haciendo".

"Queremos que la representación de los poderes públicos baje en las cajas"

A propósito de la polémica en Caja Madrid, ¿cómo ve la politización de las cajas?

Nosotros no hablamos de politización, sino de representación de los poderes públicos. En su día ya conseguimos que fuera del 50% como máximo. La media de la representación de los poderes públicos en la asamblea general es del 32,6%. Queremos que el límite sea más bajo. El FMI ya emitió un informe recomendándolo y lo mismo la OCDE. Lo que no hay que olvidar es que si un ayuntamiento o comunidad nombra un consejero en un momento determinado y después dicha institución cambia de opción política, el consejero no puede cambiar.

¿Se podrán iniciar las fusiones interregionales?

Nosotros defendemos las fusiones siempre que tengan carácter económico y en este sentido, parece que éstas son mucho más eficientes. Lamento no poder responderle si finalmente se van a producir o no, pero nosotros venimos pidiendo desde hace tiempo que sea el ministerio de Economía o el Banco de España quienes se pronuncien sobre estos temas.

¿Cómo valora la creación de una sociedad anónima que controle las cajas, como se está planteando en Castilla y León?

Respetamos, como no puede ser de otra forma, la voluntad de las cajas. Lo que sí mantenemos es que cualquier proceso de ese tipo debe tener lógica económica y respetar la identidad de la caja. Cualquiera de las soluciones que se planteen que no desnaturalice una caja siempre estará bien vista desde la Confederación.