Fiscalidad

Rajoy dice de que si cede más impuestos, el Estado no podrá continuar garantizando la "cohesión social"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, advirtió hoy de que el Estado perderá capacidad para hacer política económica, para "vertebrar el país" y "garantizar la cohesión social" si aumenta el porcentaje del IRPF, el IVA y los impuestos especiales cedido a las CCAA, como está plateando en la reforma del sistema de financiación autonómica.

"La política económica del Reino de España es algo más que la suma de 17 políticas económicas autonómicas. Este es un asunto muy importante", manifestó Rajoy en su intervención de esta mañana ante la Junta Directiva Nacional del PP, reunida en la sede central del partido en Madrid.

El dirigente 'popular' reconoció que la financiación de las Comunidades es un asunto "muy complejo", pero aseguró que lo ha complicado más la intervención del Gobierno socialista. El gabinete que dirige Rodríguez Zapatero, por un lado, no ha querido cumplir el actual sistema y aplicar los mecanismos que sí tiene para adaptarlo al paso del tiempo, en contra de lo que afirma el Ejecutivo. En especial, para amortiguar el incremento de la población.

Por otro lado, añadió Rajoy, el Gobierno interpreta que "la crisis le faculta para gastar a troche y a moche", aprovecha este "socaire" y propone una nueva fórmula de financiación a costa de incrementar el déficit y la deuda públicos "hasta no se sabe cuánto".

"Los modelos de financiación deben hacerse con recursos ordinarios del Estado, como se han hecho simplemente siempre", exigió el líder de la oposición, quien advirtió de las "malas consecuencias" que se pueden avecinar en un momento en el que la prioridad debería ser luchar contra la crisis. "Es lo que afecta a los españoles", zanjó.

Sin instrumentos fiscales

Otra de las preocupaciones que quiso compartir Rajoy con su Junta Directiva fue el nuevo traspaso de tramos de impuestos que está planteando el Gobierno. En concreto, la oferta es incrementar al 50 por ciento el 33 y del 35 por ciento que hoy gestionan las CCAA de IRPF e IVA, respectivamente, y del 40 al 58 por ciento en el caso de los impuestos especiales.

En un contexto en el que, según Rajoy, las herramientas del Estado para hacer política económica son pocas, perder ingresos por esta cesión de impuestos puede ser a su juicio peligroso. "La Administración central del Estado hoy no tiene política monetaria; ha endosado la reforma laboral a los sindicato y los empresarios, no hace reformas estructurales y lo único que le queda es la política presupuestaria y fiscal", argumentó.

"Tengo que manifestar mi preocupación por que la Administración central del Estado se pueda quedar sin instrumentos para hacer política económica y eso tiene consecuencias, se puede quedar sin instrumentos para vertebrar el país y garantizar la cohesión social", expuso.

Mariano Rajoy dijo a continuación que no podía entrar "en más detalles" porque se desconocen las cifras, los plazos y las fórmulas del sistema que propone el Gobierno. "Si el objetivo era crear confusión, el señor Rodríguez Zapatero lo ha conseguido al cien por cien", concluyó.

En esta misma línea se expresó tras el presidente la secretaria general del PSOE, María Dolores de Cospedal, para quien "opacidad y oscurantismo" definen el proceso de reforma del sistema.