Inversión

El capital riesgo reduce a la mitad la captación de fondos

El sector del capital riesgo captó el año pasado en España la mitad de nuevos recursos que en 2007, hasta alcanzar los 2.560 millones de euros. El 75% de los fondos se consiguieron en el primer semestre.

L a coyuntura económica también pasa factura a la actividad del capital riesgo en España. Un ejemplo de esta situación se refleja en la captación de nuevos fondos para invertir en el sector. Esta variable cayó el ejercicio pasado un 50% respecto al año 2007, alcanzando los 2.560 millones de euros, según las primeras estimaciones realizadas por la Asociación Española de Capital Riesgo (Ascri) en colaboración con webcapitalriesgo.

El primer semestre de 2008 ha sido el más activo en este sentido al concentrar, con un 75%, la captación de nuevos fondos, 'frenándose en seco', según la patronal, esta actividad a partir del verano. En este ámbito destacan los 250 millones de euros conseguidos por Proa Capital y los 225 millones de MCH Private Equity. A pesar de esta reducción en la captación de nuevos recursos, el sector cuenta con una liquidez de 6.000 millones de euros para invertir.

El resto de variables también ha sufrido los efectos de la crisis económica. Así, el volumen de inversión se contrajo un 32% frente a 2007, cerrando el ejercicio con 2.948 millones de euros invertidos, un nivel similar al registrado hace dos años. En cambio, el número de operaciones sólo registró una reducción del 5,7% (805 frente a las 854 del año anterior), aunque Ascri espera que cuando se cierren las cifras definitivas del año se alcance el máximo histórico registrado en 2007.

El hecho de que la reducción de la inversión no haya ido aparejada a una disminución significativa del número de operaciones se debe al cambio en la naturaleza de las compras realizadas. Con las grandes operaciones apalancadas prácticamente paralizadas por el difícil acceso de las firmas al mercado de crédito, ante los problemas del sistema financiero internacional, (los buy-outs sólo representaron el 3% del total), ha sido el mercado mediano con operaciones en fase expansión (un 62%) el que ha tirado del carro.

La disminución experimentada en el número de operaciones grandes ha implicado una reducción de la inversión media, hasta situarse en los 3,6 millones de euros por operación (en 2007 la media fue de 5 millones). El 90% de las mismas han supuesto una inversión en equity inferior a los 5 millones de euros. Por su parte, el capítulo de las desinversiones fue el que más sufrió, con una bajada en su volumen del 62%, con 604 millones.

Un año difícil

En medio de este panorama, Jaime Hernández-Soto, presidente de Ascri, no fue optimista al ofrecer sus previsiones para este año durante la presentación ayer de los datos. A pesar de ello destacó que el sector en España está 'en sintonía con otros mercados europeos y mejor que otros, como el Reino Unido, que al ser el más grande es el más afectado'.

Hernández-Soto resaltó que las compañías en donde está el capital riesgo 'sobreviven mejor, en un ciclo duro, que aquellas que no cuentan en su accionariado con firmas del sector. Afectará la actual coyuntura, sin duda, pero en menor medida que otros sectores industriales'.

Gamesa Solar y Mémora, a la cabeza

La clasificación de las principales operaciones realizadas a lo largo del año pasado está encabezada por Gamesa Solar llevada a cabo por la firma internacional First Reserve, por 261 millones de euros. A continuación, se encuentra la compañía de servicios funerarios Mémora, adquirida por 3i a Acciona por 225 millones de euros. Por lo que respecta a las desinversiones, destacaron la realizada por Diana Capital y Axis en Indal, la de MCH en MasVisión o la de Artá en Isofotón.

En cuanto a los sectores que concentraron los mayores volúmenes de inversión del capital riesgo en España, el de la energía es el que ocupó el primer lugar, aglutinando el 34% de las inversiones, seguido de otros servicios (con el 15,3%) y de productos y servicios industriales (con el 11,1%). Por número de operaciones, es el sector de la informática el que se llevó la palma, con el 19%, seguido de productos industriales, con el 12%.