Gestión

El gigante tecnológico indio Satyam confiesa que sus cuentas de 2008 son falsas

Las acciones del gigante tecnológico indio Satyam se hundieron ayer un 77% en Bombay y un 91% en Nueva York, antes de ser suspendida la cotización, después de que su presidente y fundador, Ramalinga Raju, presentara su dimisión tras admitir que en las últimas cuentas del grupo se habían inflado la tesorería y el balance en 1.000 millones de dólares (unos 735 millones de euros). La Bolsa de Bombay cayó un 7,3%.

La crisis de Satyam, que ya ha sido definida como el 'Enron indio', se desencadenó el 16 de diciembre cuando anunció la compra de dos empresas controladas por los fundadores. La operación se paralizó 24 horas después ante las críticas de analistas y accionistas. Además, la imagen de Satyam, que compite con IBM, Accenture o Infosys, sufrió un duro golpe después de que el Banco Mundial eliminara a la firma de su lista de contratistas por pago de cohechos. Satyam corre ahora el riesgo de perder clientes como General Electric, Nestlé o el Gobierno de Estados Unidos.