Turismo

La crisis recorta en once millones los viajes de los españoles en tres meses

La crisis golpea de lleno el sector turístico. El número de viajes de los españoles se ha reducido en once millones tan sólo en el tercer trimestre. De esa cantidad, más de diez millones corresponden a desplazamientos entre comunidades.

Los hoteleros prevén un 75% de ocupación pese a la crisis
Los hoteleros prevén un 75% de ocupación pese a la crisis

En plena crisis económica, salir de viaje va camino de convertirse en un lujo que no está al alcance de todos los bolsillos. æpermil;sa es una de las conclusiones que puede extraerse de las últimas estadísticas oficiales de turismo, que dejan entrever que muchas familias han optado por posponer sus desplazamientos ante el deterioro de la economía, el repunte del paro y el empeoramiento de las expectativas.

En el tercer trimestre de 2008, el número de viajes que realizaron los españoles, tanto al extranjero como internos, se elevó a 38,1 millones de desplazamientos, lo que supone un descenso de 11,3 millones de viajes respecto al mismo periodo de 2007, según las cifras del Instituto de Estudios Turísticos, dependiente de Industria. Es la cifra más baja registrada en el tercer trimestre de la serie histórica, iniciada en 2005, y representa un descenso del 23% anual.

Ingresos hoteleros

La peor parte se la ha llevado el turismo interno, con una caída superior a 10 millones de viajes en sólo tres meses y la comunidad de destino que más se ha visto perjudicada ha sido Andalucía, con un recorte de 2,1 millones de viajes respecto al mismo periodo de 2007. Le siguen la Comunidad Valenciana, con una caída de 1,2 millones de visitantes y Cataluña, con 1,06 millones menos. Las otras tres regiones más visitadas (Madrid, Baleares y Canarias) también experimentan retrocesos.

Este descalabro es extrapolable al conjunto del año. Entre enero y septiembre, el número de desplazamientos, tanto internos como al extranjero, se elevó a 117,7 millones, dos millones menos que un año antes.

Otro indicador que deja entrever que el turismo se ha visto castigado por la crisis es el fuerte descenso experimentado por las salidas de españoles al extranjero. Entre enero y septiembre se contabilizaron 7,8 millones de viajes, lo que representa un descenso del 27% anual. En el tercer trimestre apenas se registraron 3,1 millones de salidas, un millón menos que en el mismo periodo de los tres ejercicios anteriores.

Estos recortes han impactado de forma directa en los ingresos de los establecimientos hoteleros, en los que pernoctan el 20% de los turistas españoles que viajan a otras autonomías. Dichos ingresos cayeron en noviembre por primera vez desde abril de 2005, lo que ha provocado que las patronales del sector reclamen al ministro de Industria, Miguel Sebastián, un adelanto de las ayudas previstas para el sector.

En cuanto al gasto que realizan los turistas extranjeros en España, también muestra una tendencia preocupante. En noviembre, disminuyó un 7,5%, mientras que en términos acumulados ya sólo crece un 0,7% al sumar 47.208 millones de euros.

Cataluña recibe 848.000 turistas extranjeros menos

Los males del turismo español no son exclusivos de la coyuntura interna. La entrada en recesión de dos de los tres principales mercados emisores de turistas (Reino Unido y Alemania) ha provocado que la llegada de visitantes extranjeros a España en los once primeros meses del año haya caído un 2% en tasa interanual, algo que no sucedía desde el segundo trimestre de 2004. Este recorte, que supone una caída de 1,1 millones de turistas en términos absolutos, no ha sido igual en todos los mercados.

De hecho, la llegada de turistas alemanes ha crecido un 0,4% entre enero y noviembre, mientras que la de británicos ha caído un 2,4% (361.402 turistas en términos absolutos). La situación más preocupante es la de Francia, cuya economía no ha entrado técnicamente en recesión (dos trimestres consecutivos de caída de la actividad), pero sufre una dura desaceleración. Prueba de ello es que las llegadas de franceses se han desplomado un 8,4% (653.000 turistas).

Este recorte ha impactado sobre todo en Cataluña, la comunidad más visitada en España, con 15,2 millones de turistas, de los que el 30% procede de Francia. El retroceso en las llegadas de turistas a Cataluña es del 6,3% entre enero y noviembre, casi 848.000 turistas menos.

Los expertos apuntan tres razones que explican ese descenso. En el primer trimestre del año, la mala climatología frenó la salida de turistas hacia el litoral catalán. En el segundo, el encarecimiento de los carburantes pudo desanimar los desplazamientos, ya que el 40% de los franceses que visitan Cataluña lo hacen por carretera. Finalmente, el agravamiento de la crisis mundial en el tercer trimestre acentuó la caída. Otra comunidad muy perjudicada por el frenazo del turismo emisor ha sido Andalucía, con un recorte de 235.000 visitantes hasta noviembre.