Previsiones 2009

La absorción del stock de viviendas requerirá al menos dos años

El panorama de compradores potenciales esperando una mayor bajada de los precios y de bancos siendo más exigentes en la concesión de hipotecas no parece que vaya a cambiar en los próximos meses. Además, pese a la caída radical del inicio de construcción de viviendas, el diferencial entre las que todavía salen a la venta y las que absorbe un deprimido mercado no se ha reducido suficiente. Las estadísticas señalan que en el segundo trimestre del año se terminaron 184.000 pisos, frente a unas compras de sólo 75.000 casas nuevas. Con estos puntos de partida, los analistas no esperan que la salida del túnel se produzca en 2009. Por el contrario, esperan que la absorción de un stock, que Tinsa estima que puede superar los 930.000 casas a fin de 2008, se alargue al menos dos años. BBVA cree que el stock puede llegar incluso a 1,4 millones de viviendas.

Precios

Pero si el panorama es así de gris para las empresas, los promotores y los vendedores, existe la otra cara de la moneda. Los compradores se beneficiarán de las añadidas reducciones de precios este año. Aquí, no obstante, las previsiones difieren: no en el sentido de la evolución, ya que todos señalan que será decreciente, pero sí en la cuantía. Varias sociedades especializadas y entidades financieras han apuntado a que el descenso estará en el entorno del 30%. Standard & Poor's estima que los precios habrán bajado en España en los primeros meses del año en el entorno del citado 30%. Y BBVA estima que la caída sea del 25% en tres años.

Sin embargo, desde Tinsa se prevé que la caída sea menor. A favor de esta tesis se destaca que existe una fuerte demanda embalsada que aflorará cuando los bancos concedan hipotecas con más facilidad que en 2008.

Por su parte, el Servicios de Estudios del BBVA considera que el precio de la vivienda disminuirá ligeramente al cierre de este año en términos nominales (sin contar el IPC), caída que será mucho más profunda en 2009 y 2010, con tasas de decrecimiento del 5% y el 8%, respectivamente.

Euríbor

A favor de la reactivación de la demanda juega, por otro lado, la reducción de los tipos de interés, que han quedado en el 2,5% en la zona euro, y la fuerte caída del euríbor, al que se referencian las hipotecas.