Previsiones 2009

Oportunidades de inversión en renta fija empresarial

El pesimismo domina para 2009. La gravedad de la recesión preocupa mucho, y a falta de descubrir tanto su duración como su profundidad, el panorama se presenta sombrío. La aversión al riesgo es muy elevada. Los inversores sólo buscan seguridad y aunque los expertos aseguran que las oportunidades de inversión abundan, pocos se atreven a realizar apuestas concretas. Quizá la única destacable y la más repetida es el atractivo de la deuda empresarial.

Bonos

La huida hacia la calidad ha disparado las compras de deuda estatal en la segunda mitad del año, una tendencia que muchos expertos no descartan continúe en los próximos meses, especialmente si persisten las caídas de tipos de interés. Sin embargo, muchos expertos lo desaconsejan como una opción atractiva de inversión ya que para muchos los precios comienzan a estar hinchados, al tiempo que recuerdan que los riesgos también pueden surgir en 2009 si la economía se recupera y se mitigan las expectativas de deflación. Por ello, en el terreno de la renta fija, los expertos señalan que las mayores oportunidades se encuentran en la deuda empresarial. La principal clave para garantizar el éxito si uno opta por esta opción, consiste en elegir una empresa con escasas probabilidades de quebrar. Por ello, las compras de bonos de empresas de sectores más defensivos como eléctricas o telecos que pagan entre el 6% y el 8% está entre lo más recomendado, al tiempo que se aconseja evitar la deuda de las empresas más expuestas al ciclo como la automoción o el consumo no básico. Los más arriesgados también pueden intentar atreverse con el mercado de high yield, donde la rentabilidad media ronda el 25,9% a 12 meses en Europa.

Divisas

Los expertos siempre comentan que anticipar la evolución de las divisas es lo más difícil de predecir y más en el momento actual donde la volatilidad de este mercado se ha disparado. Así, el dólar ha pasado de cotizar a 1,6 unidades por euro a rebotar hasta 1,24 para luego caer a 1,4. Para 2009 el dólar puede verse presionado por las necesidades de financiación de EE UU aunque la gravedad de la recesión en Europa y la política de tipos del BCE también le pueden favorecer.