Finanzas

El Banco de España pide a las cajas más capital a costa de la obra social

El Banco de España está pidiendo a las cajas de ahorros, incluidas las grandes, que refuercen sus recursos propios y se recapitalicen. Para ello, les recomienda que limiten sus aportaciones a obra social para aumentar sus reservas.

La institución que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha aprovechado que todas las entidades financieras están pasando en estos días por el Banco de España con motivo del cierre de ejercicio para hacerles una serie de recomendaciones. El supervisor está alertando a todo el sector de lo duro que será el próximo ejercicio 2009, con subida de la morosidad, una menor entrada de ingresos a causa de la actual crisis económica y por lo tanto una caída de los beneficios, entre otras cosas.

Para evitar males mayores el Banco de España está recomendando a la gran mayoría de las cajas de ahorros, incluidas las grandes, que refuercen sus recursos propios para abordar el ejercicio con el máximo de solvencia posible, sin escatimar medios.

Para ello les ha pedido que reduzcan sus aportaciones anuales a los fondos de la obra social, uno de los pilares fundamentales que distinguen a las cajas de ahorros sobre sus rivales los bancos. Pese a ser una de sus señas de identidad, equivalen a los dividendos que los bancos destinan a sus accionistas. De hecho, en el sector denominan a la obra social el dividendo social. Y como tal no es obligatorio destinar una parte de beneficios a este capítulo, mientras que sí lo es destinar al menos el 50% del beneficio a reservas. La idea que les ha transmitido el supervisor es que se lleven a reservas todo lo que puedan para mejorar su capitalización, más cuando las provisiones para morosidad van a comerse cada vez más beneficios.

De hecho, otra de las medidas que están adoptando las cajas -también recomendadas por el Banco de España-, es reducir el crecimiento del beneficio de 2008 para subir provisiones como medida preventiva.

Por ello, y ante las previsibles bajadas de las ganancias, una de las vías más rápidas y sencillas para las cajas para capitalizarse es recortando las aportaciones a obra social. Esta medida ya la ha puesto en marcha alguna caja, aunque ahora se está generalizando. La última en aplicar esta recomendación ha sido Caja Madrid. La entidad que preside Miguel Blesa anunció el pasado 15 de diciembre a sus consejeros esta petición del Banco de España. La entidad madrileña prevé recortar un 25% el presupuesto previsto a este capítulo y al de su fundación.

Pese a esta solicitud del regulador, prácticamente todas las cajas destinarán fondos a la obra social, aunque serán menores que el año precedente o su aumento será muy pequeño, según explican varias de estas entidades. Pero no son las únicas medidas que ha recomendado el Banco de España, e incluso la propia CECA. En su último consejo, celebrado el miércoles pasado,su presidente, Juan Ramón Quintás, insistió en que las cajas destinarán parte de su fondo de obra social a reforzar sus recursos propios y que sacrificaran resultados en favor de realizar más dotaciones de las necesarias. El conjunto del sector destinó el pasado ejercicio a obra social 1.824,3millones, el 19,7%más que un año antes. Ahora espera invertir algo menos de 2.000 millones, unos diez puntos menos de incremento que 12 meses antes.

En la asamblea de Cajasol, celebrada el viernes, quedó palpable las recomendaciones del Banco de España y de la CECA. La entidad anunció que va a reforzar sus recursos propios y sanear su balance, "con un importante incremento de las dotaciones", explica. Y añade que este "aumento de provisiones va a tener como consecuencia una disminución moderada del beneficio en 2008", con una subida "de la capitalización de los fondos propios".