Depósitos

Los economistas ven urgente uniformar los fondos de garantía de depósitos en la UE

La Fundación de Estudios Financieros (FEF) considera "urgente" uniformar las dotaciones de los fondos de garantía de depósitos en la Unión Europea para acabar con diferencias de criterio existentes entre los países comunitarios y evitar así los problemas de competencia que persisten entre las entidades financieras.

"Si hay una materia que debe ser abordada de manera uniforme en toda la UE deben ser los fondos de garantía de depósitos, sobre los que existe una preocupante diferencia de criterios", señala el informe del Observatorio sobre la Reforma de los Mercados Financieros presentado hoy por el director del Observatorio, Francisco Javier Zapata, actual vicesecretario del consejo de administración del Banco Popular.

La disparidad de criterios radica en la estructuración del sistema de cobertura de los fondos, que puede realizarse mediante aportaciones directas con carácter previo a la eventual incidencia, como sucede en España, o exigiendo la cobertura a las entidades financieras una vez que la incidencia se ha producido.

Según la FEF, la elección de uno u otro sistema tiene efectos sobre la competencia, ya que supone la inmovilización de recursos cuando la aportación se realiza antes de que se produzca el problema, frente a lo que ocurre cuanto la aportación se hace después, en la que los recursos están disponibles para las entidades financieras hasta que no se produzca el suceso.

Asimismo, la Fundación considera necesario acabar con la disparidad en cuanto al alcance de la garantía de los depósitos bancarios, ya que a raíz de la crisis de confianza generada en los mercados financieros, los países de la UE han optado por soluciones independientes, incluso estableciendo una garantía pública total, lo que amplía las diferencias de alcance de la cobertura existentes con anterioridad.

Posteriormente, los ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) han acordado elevar desde 20.000 a 50.000 euros la garantía de los depósitos, y está prevista una directiva que reducirá el plazo de cobro de los depósitos hasta tres días y elevará la garantía de éstos hasta los 100.000 euros por unidad.

En la mayoría de países comunitarios (España, Bélgica, Francia y Holanda) la garantía se ha elevado a 100.000 euros, pero en Suecia se ha elevado hasta 150.000 euros; mientras que en Alemania, Austria, Irlanda, Portugal y Dinamarca se ha establecido la garantía ilimitada de los depósitos.

Para el FEF, la garantía pública de los depósitos abiertos en las entidades financieras "puede constituir un obstáculo a la libre competencia", ya que afecta directamente a la cobertura de los clientes de las entidades, y es preciso converger en cuanto a si la dotación del fondo es antes o después del incidente que justifica la cobertura.

Zapata recalcó que el sistema existente en España "es satisfactorio y trasladable", mientras que las condiciones establecidas por los países que dan cobertura a la totalidad de los depósitos sitúa a las entidades radicadas en otros Estados en una situación "claramente peor" que las que tienen la sede en su territorio.

Recapitalizaciones estatales

Por otro lado, incidió en que el estudio de la FEF pone de manifiesto la necesidad de que los países avancen en la convergencia de sus medidas frente a la crisis, ya que la participación estatal en la recapitalización de las entidades no debe dirigirse a fortalecer a algunos bancos en detrimento del resto, sino a fortalecer el sistema financiero en su conjunto.

Una mayor coordinación de las políticas de supervisión, mejorar la regulación de los fondos de inversión libre (hedge fund), poner fin a la existencia de los paraísos fiscales, regular las agencias de calificación crediticia y mejorar la valoración de activos son otras de las propuestas de la FEF para afrontar la crisis financiera.

Asimismo, Zapata abogó por reforzar la transparencia y la homogeneidad de la información que debe facilitarse a los organismos supervisores para atajar la sensación generalizada de desconfianza sobre la salud de los activos del sistema financiero. "Un exceso de información puede ser desinformación si no se realiza la discriminación adecuada", sostuvo.