Fraude

Obama culpa a las agencias reguladoras de la estafa Madoff

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, ha señalado que las agencias reguladoras tienen parte de la culpa en la estafa de la que ha sido acusado Bernard Madoff. El presidente electo designa a Mary Schapiro como próxima presidenta del regulador de los mercados de valores de EE UU.

"Este fraude gigante ocurrió en parte porque los reguladores no cumplieron su tarea", ha asegurado el futuro mandatario en la conferencia de prensa en la que se ha presentado a Mary Schapiro como directora de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés).

"[Schapiro] traerá nuevas ideas y nuevo espíritu para que estafas como la de Madoff no ocurran de nuevo", ha señalado Obama. El ex senador por el Estado de Illinois ha admitido "la urgencia con la que necesitamos la reforma" del sistema de supervisión financiera. El gigantesco timo del administrador de patrimonios, Bernard Madoff asciende a unos 50.000 millones de dólares (34.230 millones de euros), que él mismo admitió a la Fiscalía.

Obama ha señalado que su Gobierno fortalecerá "firmemente el aparato regulador" del país. El presidente electo ha reclamado un "cambio en la ética de Wall Street", y ha adelantado algunas de sus directrices para mejorar el sistema. Entre ellas la simplificación de los aparatos reguladores, que actualmente dependen de varias agencias que tienen en sus manos el control de buena parte de las operaciones financieras estadounidenses.

El papel de Schapiro

La designación Schapiro fue adelantada como directora del regulador de los mercados de valores de EE UU por el diario económico estadounidense The Wall Street Journal. En la actualidad Mary Schapiro dirige la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera, un organismo que controla las operaciones de todos los corredores de bolsa y agentes de mercado que operan en el país, y en 1994, durante la administración Clinton, ocupó la presidecia de la comisión que regula los mercados de futuros de materias primas. Además, entre 1988 y 1993 fue miembro de la SEC.

Schapiro, de 53 años, tendrá que hacer frente a una complicada situación en el organismo regulador bursátil de EE UU, que ha visto minada su reputación a raíz de la estafa Madoff. Este martes, la SEC ordenó una investigación interna para averiguar por qué no se detectó a tiempo el mayor fraude de la historia de Wall Street, que ha agravado la crisis financiera que vive el país. El actual presidente de la SEC, Christopher Cox, ha admitido este miércoles que su agencia cometió "múltiples fallos" que impidieron detectar la estafa, a pesar de que las señales de alerta eran "creíbles" y "concretas", informa Sandro Pozzi.