Infraestructuras

Competencia en Reino Unido quiere que Ferrovial venda el aeropuerto de Edimburgo

Ferrovial ha vuelto a dejar caer la posibilidad de acudir a los tribunales si Competencia le fuerza a traspasar aeropuertos para evitar una posición de monopolio en Reino Unido. El regulador se reafirmó ayer en la necesidad de venta de tres aeródromos: los conocidos de Gatwick y Stansted, a los que sumó Edimburgo.

Hay que esperar al informe definitivo que Competencia hará público en marzo, pero las cosas no pintan bien para BAA, filial de Ferrovial en Reino Unido. El regulador quiere la fragmentación de los activos de la empresa, titular de siete aeropuertos en Reino Unido, en busca de una mayor rivalidad en el negocio aeroportuario: Gatwick y Stansted, ambos en Londres, están señalados para la venta desde el verano, y Edimburgo se unió ayer como el tercer activo -Competencia ha decidido entre éste y Glasgow- para que BAA también adelgace en Escocia.

En este contexto, la firma está peleando para quedarse Stansted, con el atractivo de que contará en el medio plazo con una segunda pista, y no descarta llevar el asunto al Competition Appeal Tribunal, instancia jurídica especializada en litigios económicos, si se ve obligada a desinvertir.

La empresa cree que queda tiempo para practicar la diplomacia, por lo que aboga por agotar las vías de diálogo con Competencia y con todo aquél que tiene algo que decir en el proceso: desde aerolíneas hasta asociaciones de usuarios. Con el informe emitido ayer en la mano, British Airways aplaudió la postura de Competencia y Easyjet la ve positiva.

FERROVIAL 29,60 0,99%

A primera hora colgaba de la web del regulador un nuevo dictamen provisional en el que la novedad es la citada elección de Edimburgo. Con nueve millones de pasajeros en 2007, este activo aporta el 4,4% del Ebitda de BAA; por los 8,7 millones de viajeros en Glasgow y un peso en el Ebitda del 3,9%.

La justificación de este mandato de venta es la mejora del servicio y la agilización de inversiones en los aeropuertos del sureste del Reino Unido y del sur de Escocia. Al mismo tiempo se propone la introducción de medidas de vigilancia para un mayor nivel de servicio de BAA en Heathrow.

El consejero delegado de la gestora aeroportuaria, Colin Matthews, también fue madrugador en sus declaraciones: reiteró que la subsidiaria de Ferrovial defenderá la titularidad sobre sus siete aeródromos y cree que Competencia 'no ha aportado evidencias convincentes' de que el traspaso de Stansted y Gatwick fomenten una mayor rivalidad, ni 'ninguna prueba sustancial' para apoyar su opinión de que Edimburgo y Glasgow pugnarían por los viajeros si fueran de distintos propietarios.

Gordon Dewar, director del aeropuerto de Edimburgo, también sumó argumentos contrarios a los del regulador: 'La Comisión ha ignorado sistemáticamente una gran cantidad de pruebas que muestran claramente que los dos aeropuertos atienden a dos mercados distintos.