'Telecos'

Telefónica se reorganiza para potenciar su imagen en el mundo

César Alierta, presidente de Telefónica, ha decidido potenciar la presencia institucional de la compañía en el mundo. Para ello, el director de esta área, Luis Abril, gana peso y entra en el comité ejecutivo, a la vez que se refuerza con la incorporación a su departamento de Zaplana, Timermans y Belén Amatriaín.

El último consejo de administración de Telefónica del año ha sido testigo de una nueva reorganización en la compañía. Esta vez, Alierta se ha concentrado en la Secretaría General Técnica de la Presidencia, el área encargada de desarrollar y gestionar los llamados activos intangibles de la operadora, como son la reputación, la marca, la imagen y el posicionamiento público.

En concreto, es el área de presencia institucional de Telefónica, que ha conseguido situarse al mismo nivel que los otros activos, los tangibles, como es la dirección financiera o las unidades operativas de España, Latinoamérica y Europa. Por ello, el responsable de la Secretaría General Técnica, Luis Abril, accede al comité ejecutivo de Telefónica, hasta ahora formado sólo por seis personas -el presidente, el consejero delegado, el director financiero y los primeros ejecutivos de las unidades de negocio-, que pasa a tener siete miembros.

Con este esquema, la Secretaría General Técnica refuerza su carácter transversal e internacional, con un equipo encargado de gestionar de forma unificada una presencia institucional global en la diversificación geográfica de la operadora.

TELEFÓNICA 6,15 0,82%

Zaplana amplía competencias

Para conseguirlo, el área se refuerza con los nombramientos realizados para dar apoyo a Abril. Entre ellos está Alfredo Timermans, ex secretario de Estado de Comunicación con el PP, que se ocupará de la coordinación estratégica operativa y control; Eduardo Zaplana, ex portavoz parlamentario del PP, que complementará sus labores, centradas hasta ahora únicamente en Europa, y amplía su campo de acción con un cargo de nueva creación, adjunto al secretario general técnico de presidencia.

Otro fichaje es el de Belén Amatriaín, hasta el momento consejera delegada de Telefónica España. La que fuera también presidenta de TPI, deja el día a día del negocio para encargarse de uno de los tres grandes bloques que dependen de la secretaría. Es la Dirección de Marketing Global, desde la que tendrá que impulsar una política coordinada de marca de la compañía.

El hueco que deja Amatriaín en Telefónica España se absorberá, ya que esta unidad era la única que contaba con la figura de un consejero delegado. A partir de ahora, todos los responsables reportarán directamente al máximo ejecutivo de la filial, Guillermo Ansaldo.

El área de comunicación y la Fundación Telefónica son los otros dos grandes bloques en los que se apoya la Secretaría General Técnica para desarrollar su función.

Relevancia para las regiones

De la misma forma que se potencia la presencia institucional a escala internacional, también se hace lo propio con la regional. Así, de la secretaría dependerán los responsables de gestionar la imagen de Telefónica en cada región en la que está presente la firma, España, Europa y Latinoamérica. Para encabezar la división española se ha elegido a Francisco de Bergia.

Además de todo ello, Telefónica ha creado un comisión de estrategia, que estará dirigida por Peter Erskine y de la que formarán parte Eva Castillo y Fernando Almansa.