Regulación de empleo

Sony España reduce su plantilla un 21% y congela los salarios

El gigante japonés Sony anunció ayer la presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE) para 275 trabajadores de su fábrica de Viladecavalls (Barcelona). La compañía también desveló que congela los salarios para el resto de los empleados del Barcelona Technology Center y que transferirá 185 personas desde este centro a una filial de logística. UGT y CC OO tildaron el ERE de 'indecencia' y 'aberración'.

La compañía informó en un comunicado que el ERE se presenta tras cinco meses de negociaciones con los sindicatos 'sin llegar a un acuerdo sobre el plan de viabilidad voluntario que aseguraría el futuro de la planta', en la que trabajan 1.300 empleados. Sony España justificó el ERE y el inicio ayer mismo del período de consultas para su aplicación, en que su planta de Viladecavalls, donde fabrican televisores LCD, 'afronta un entorno económico complicado y las medidas que se presentan son necesarias' para mantener su viabilidad a corto plazo.

Por ello, además de despedir a 275 trabajadores, la compañía ha decidido aplicar una cláusula de inaplicación del incremento salarial del Convenio del Metal de la provincia de Barcelona, lo que se traducirá en una congelación salarial para todos los trabajadores. Una tercera medida que aplicará a principios de 2009 será la transferencia de las operaciones de logística de BCN TEC a Sony Supply Chain Solutions Europe, empresa especializada en este ámbito del grupo japonés. Este cambio supondrá 'la transferencia de 185 personas, que conservarán las mismas condiciones salariales y laborales', según indicó la compañía en su nota informativa.

La empresa aseguró que 'llevando a cabo estas medidas de inmediato, mantendrá la viabilidad de la fabricación a corto plazo y que contribuirá al programa de reestructuración global de Sony Corporation'.

La decisión de Sony España se ha hecho pública dos días después de que varios centenares de trabajadores de la planta de Sony en Viladecavalls se manifestaran para exigir a la dirección de la empresa la presentación de un plan de viabilidad y de un calendario laboral para 2009.

Los sindicatos CC OO y UGT expresaron ayer su rechazo al ERE y afirmaron que se trata de una 'indecencia' y 'aberración'. UGT de Cataluña acusó a la multinacional de haber engañado tanto a la Generalitat como al comité de empresa, y alertó de que estas medidas podrían tener graves consecuencias para la marca de cara a la campaña de Navidad. CC OO, por su parte, criticó la forma en que la empresa ha comunicado sus planes, ya que 'sólo dejan siete días hábiles para la negociación'. Por ello, ha solicitado que los días que la fábrica estará cerrada (del 23 de diciembre al 7 de enero) no computen como periodo de negociación.

Unos despidos preanunciados

Los peores augurios se han cumplido. Primero, la caída de las ventas de los televisores de pantalla plana que se fabrican en Viladecavalls en un 50% llevó a la dirección de Sony en Japón, durante una visita reciente del presidente de la Generalitat, José Montilla, a anunciar una congelación salarial para el año 2009. Después, Pedro Navarrete, director de Sony España, advirtió que si los trabajadores no aceptaban esta propuesta de congelación salarial, la empresa se planteaba despedir a 275 trabajadores. Al final, la filial española del gigante japonés ha decidido adoptar ambas medidas al considerarlo necesario para asegurar la viabilidad de la plantas. El sindicato USOC ha expresado su rechazo a esta medida 'traumática' y denunció ayer la 'falta de voluntad negociadora de la dirección de la multinacional', al romper unilateralmente el diálogo con los representantes de los trabajadores. La firma desveló el pasado día 9 que recortaba 8.000 empleos, el 5% de la plantilla.