Cumbre europea

La Unión Europea da por congelado el Pacto de Estabilidad hasta que pase la crisis

El Consejo Europeo dio luz verde el viernes a un plan de recuperación económica basado en el gasto público y en rebajas fiscales. Y para acomodar el inevitable deterioro de las finanzas públicas, los 27 acordaron dar por congelado el límite del 3% de déficit.

La cumbre europea del jueves y el viernes en Bruselas logró resucitar el Tratado de Lisboa; acordar la futura regulación del mercado europeo de emisiones de CO2 y poner en marcha un plan de rescate económico valorado en 200.000 millones de euros.

Al término del encuentro, un pletórico Nicolas Sarkozy dio cuenta de los abundantes resultados de un Consejo Europeo que no dudó en calificar como 'histórico, con grandes decisiones tomadas por unanimidad'.

El presidente francés no era objetivo en la valoración porque él ha sido el artífice de todos los acuerdos alcanzados. Pero no cabe duda de que los anales de las cumbres europeas deben recoger pocas reuniones tan efectivas y vistosas. 'Algunos lo llaman liderazgo. Yo lo llamo organización', explicó Sarkozy sin un ápice aparente de falsa ni verdadera modestia.

Sarkozy remata su presidencia de la UE con tres acuerdos por unanimidad

El presidente francés cerraba así con un broche dorado su semestre al frente de la Unión Europea. Y daba por conseguido uno de sus objetivos más anhelados desde hace meses: la congelación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

'Hemos acordado, con el beneplácito incluido el presidente del consejo de ministros de Economía de la zona euro Jean-Claude Juncker que el Pacto sigue en vigor, pero no se aplicará hasta la mañana siguiente de que pase la crisis'. Sarkozy declaró así la abolición del límite del 3% de déficit público sin que su compañero de estrado, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, expresara la más mínima objeción.

Las conclusiones del Consejo aceptadas por los 27 presidentes de Gobierno de la UE, entre ellos, José Luis Rodríguez Zapatero, también da por sentado que 'los planes de recuperación económica aumentarán temporalmente los déficit públicos'. Y sólo insta a los Estados a sanear sus cuentas públicas en un plazo tan vago como 'cuando sea posible'. Bruselas ya había indicado su disposición a ser 'flexible' en la aplicación del Pacto, con la idea de abrir expedientes contra los países que superen el 3% de déficit pero sin llevarlos hasta sus últimas consecuencias (que incluyen sanciones).

La relajación presupuestaria permitirá a los 27 secundar la llamada del Consejo para una inyección de gasto público equivalente al 1,5% del Producto interior bruto de la UE. 'El Consejo está convencido de que este ambicioso plan supondrá aportación decisiva para que la economía europea vuelva rápidamente a la senda del crecimiento y de la creación de empleo', señalaron los 27 en sus conclusiones.

En total, se espera invertir 200.000 millones de euros, aunque no se dan detalles sobre la aportación de cada país. La Comisión Europea quería contribuir con 15.000 millones de euros del presupuesto comunitario, pero los líderes europeos recortaron en un tercio esa cantidad. Los 5.000 millones restantes dependerán de los proyectos concretos (en energía o banda ancha) que presente la Comisión.

Derechos de CO2 gratis hasta 2027

El acuerdo alcanzado el viernes por los socios de la UE para regular el mercado europeo de emisiones de CO2 aplaza hasta 2027 la subasta pública del 100% de los derechos de emisión. Hasta entonces, la mayoría de los sectores industriales que participan en el mercado recibirán gratuitamente un porcentaje decreciente de los títulos de CO2. Para algunos sectores, como el eléctrico, la transición será más rápida porque en 2020 (siete años después de la propuesta original) deberán pagar por el 100% de los títulos. Otros, se beneficiarán de una gratuidad indefinida en función de la evolución tecnológica de su actividad. El acuerdo la UE no concreta de qué sectores se trata, aunque se podrán acoger todos aquellos cuya participación en el mercado de emisiones les aumente un 5% sus costes directos o indirectos, o cuya dependencia del comercio exterior sea muy importante.

Para el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, el acuerdo es positivo porque 'se mantiene el objetivo de reducción de emisiones de C02 en un 20% antes de 2020'. Barroso cree que hubiera sido un error gravísimo que la UE renunciara a su liderazgo en la lucha contra el cambio climático ahora que el presidente electo de EE UU, Barack Obama, quiere convertir ese tema en una prioridad de su mandato.