Precios

La caída del crudo modera la inflación hasta el 2,4%, el nivel más bajo en 15 meses

La fuerte caída del precio crudo abarató el sector de los transportes y dejó la inflación de noviembre en el 2,4% respecto al mismo mes del año anterior. Supone su menor nivel en 15 meses y un descenso de 1,2 puntos respecto a la tasa interanual registrada en octubre. Desde enero de 1987 no se producía un cambio tan notable de un mes a otro.

De todos los indicadores económicos, la desaceleración de la inflación -que se acerca al objetivo del 2% que marca el Pacto de Estabilidad de la UE- es el único positivo. Sin embargo, también aviva el fantasma de la deflación (caída de los precios). La moderación de noviembre puede explicarse casi exclusivamente por la caída del crudo y, en menor medida, de los alimentos. El pasado mes, el petróleo cerró en el entorno de los 50 dólares, cuando un año antes cotizaba alrededor de los 90 dólares. La inflación en los alimentos y bebidas no alcohólicas bajó nueve décimas en tasa mensual, en buena parte gracias a la caída en el precio de la leche y otros productos lácteos.

Sin embargo, de un año a otro, sólo el transporte ha registrado deflación. En todos los demás grupos se producen subidas. Los precios en hoteles, cafés y restaurante aumentaron en noviembre un 4,5% respecto al año anterior y en productos relacionados con la vivienda el ascenso fue del 6,6%. De hecho, por primera vez desde agosto del año anterior, la inflación subyacente -que excluye de la cesta los productos más volátiles como la energía y los alimentos frescos- se situó por encima del índice general al registrar un incremento interanual del 2,7%.

A pesar de que la desaceleración en los precios supone una buena noticia para el consumidor, para los jubilados ha llegado en el peor momento. El Ministerio de Trabajo utiliza los datos del IPC de noviembre -el más bajo del año- para fijar una paga única que compense la diferencia entre la inflación estimada que se utilizó para revalorizar las pensiones en 2008 y la real. La desviación fue de sólo de cuatro décimas respecto al 2% previsto y frente a una inflación media del 4,3% en el año. Trabajo pagará 635,32 millones de euros por este desvío.

Los casi un millón de jubilados sin cónyuge a cargo -que son la mayoría- recibirán una paga de compensación de 29,12 euros. Además, el conjunto de las pensiones subirán un 2,4% el próximo año. El incremento afecta a 8,5 millones de pensiones contributivas, 452.000 pensiones no contributivas y 156.600 prestaciones por hijo a cargo con minusvalía. El importe de la pensión contributiva media del sistema para 2009 se sitúa en 741,62 euros al mes y la máxima en 2.441 euros.

El secretario de Estado de Economía, David Vegara, pidió que los sindicatos tengan en cuenta que la inflación será 'radicalmente distinta' el próximos año a la hora de abordar la negociación de los incrementos salariales para 2009. Para el segundo del Ministerio de Economía, el dato de noviembre merece 'una valoración claramente positiva'. Vegara destacó la reducción del diferencial de precios con la UE, que históricamente se ha situado en torno a un punto. En noviembre, se acortó hasta los tres décimas, el menor nivel desde octubre de 2001.

Tanto el Gobierno, como los sindicatos, la patronal CEOE y las Cámaras de Comercio coincidieron en señalar que la inflación seguirá moderándose durante la primera mitad de 2009 si el precio del petróleo se mantiene estable. La Federación de Cajas de Ahorro (Funcas) fue un paso más allá y estimó que en diciembre la inflación bajará del 2%. Además, auguró que España registrará deflación en los meses de julio y junio, aunque el IPC medio para el conjunto de 2009 se situará en el 0,6%.

La producción industrial en la UE baja un 5,3%

La producción industrial de la zona euro cayó un 5,3% en octubre en tasa interanual, lo que refuerza la idea de que la recesión en el último trimestre del año será más pronunciada de lo esperado. España, según los datos que publicó Eurostat el viernes, se llevó la peor parte y sufrió el mayor descenso al registrar una caída del 12,8%.

Los datos mostraron que la producción industrial fue arrastrada a la baja por el derrumbe de la producción de bienes de consumo masivo y de los bienes intermedios. Estos números están en línea con la profunda caída de la inversión que contribuyó a que la zona euro sufriera este año la primera recesión al registrar crecimiento negativo durante dos trimestres consecutivos.

En otras partes del mundo la situación también es inquietante. La producción industrial de India, uno de los países emergentes más dinámicos de los últimos años, cayó en octubre por primera vez en 15 años. Y en Rusia, el viceministro de Economía, anunció que su país ya está en recesión.