Plan Estatal de Vivienda

El euríbor será a partir de ahora la referencia de las hipotecas de VPO

Casi un millón de familias podrán beneficiarse hasta 2012 de las ayudas del Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación aprobado el viernes. Contará con un presupuesto de 10.188 millones y movilizará otros 34.000 millones en créditos. Para animar a bancos y cajas a seguir financiando esta actividad, el ministerio ha accedido a que las hipotecas de VPO puedan referenciarse también al euríbor más un diferencial del 0,65%.

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, aseguró al término de la reunión del Consejo de Ministros que este programa 'nace con la doble voluntad de facilitar el acceso a una vivienda de los ciudadanos con más dificultades, al tiempo que pretende aprovechar la producción sobrante en el mercado libre para ampliar el parque público al servicio de la población'.

Y es que la grave crisis inmobiliaria ha obligado al Gobierno a redactar un nuevo plan de vivienda casi en tiempo récord con el fin de que su puesta en marcha contribuya a impulsar la actividad. Pero para garantizar su éxito era imprescindible asegurarse de que podría contar con financiación suficiente y eso, dada la coyuntura por la que atraviesan bancos y cajas no era un tema menor. Representantes del Ministerio y de la banca han estado negociando durante las últimas semanas el tipo de interés de referencia en los préstamos hipotecarios para vivienda protegida (VPO), ya que en los últimos meses se había detectado cómo las entidades habían dejado de prestar dinero para la promoción y adquisición de esta clase de casas.

El tipo oficial establecido en el actual plan para este año era del 5,09%, ya que la normativa contempla que debe ser el equivalente a la media del mercado multiplicada por el coeficiente reductor 0,9175. Es decir, que en ningún caso el tipo convenido para VPO podía ser inferior al 90% del aplicado al resto de hipotecas.

Antes se fijaba el tipo una vez al año y éste solía equivaler al 90% del de mercado

Pero después de la carrera alcista que protagonizó el euríbor hasta octubre, que situó el promedio del mercado en el 6,25%, el tipo para VPO se había quedado muy lejos de ese parámetro del 90% y las entidades exigían una revisión del interés aplicable a las casas de protección oficial para que les resultara rentable este segmento de negocio. Ahora, al haber pactado que las hipotecas de VPO a tipo variable puedan referenciarse también al euríbor más un diferencial de 65 puntos básicos, las entidades se aseguran que ya no estarán al albur de lo que hagan los tipos en el mercado libre.

¿Cómo repercute esta modificación al adjudicatario de la VPO? A priori en nada, porque una de las ayudas más potentes que contemplan los distintos planes de vivienda plurianuales es la llamada subsidiación del préstamo hipotecario. Esto significa que si la cuota resultante para pagar una VPO a 20 años es de, por ejemplo, 600 euros al mes, se calcula lo que deberá pagar el propietario en función de su renta al banco y el resto hasta completar dicha cuota lo ingresa directamente el ministerio a la entidad financiera.

Por tanto, y si no cambian los criterios de subsidiación, el efecto para las familias debería ser prácticamente neutro. Los grandes beneficiados, bancos y cajas, de forma indirecta el sector promotor y, por supuesto, en última instancia, las familias, siempre que se logre destinar más crédito a estas operaciones.

Incentivos para alquilar sin miedo al desahucio

La experiencia vivida en los principales países del entorno europeo demuestra que la mejor forma de facilitar el acceso a una vivienda a los colectivos más desfavorecidos es apostando por el alquiler.

Por ello, además de todos los incentivos y ayudas que contempla el plan 2009-2012 para incrementar el parque en arrendamiento, (prevé gastarse en este objetivo hasta el 40% de los recursos disponibles) el Gobierno remitió el viernes la modificación de tres leyes para potenciar este mercado.

A partir de su entrada en vigor, los arrendadores podrán resolver el contrato de alquiler si necesitan la casa para sus hijos o sus padres, siempre que esta posibilidad quede consignada previamente en el contrato. Además, se da más agilidad y eficiencia a los procesos judiciales de desahucio e impago de rentas para evitar abusos y demoras injustificadas, salvaguardando en todo caso los derechos y garantías de los inquilinos de buena fe. De hecho, se reduce de dos meses a uno el plazo que debe transcurrir entre el momento en que el arrendador interpone un requerimiento al inquilino por el impago de rentas y la presentación de la demanda.

Contar con mecanismos más eficaces para la resolución de los conflictos incrementará la confianza de las partes, lo que contribuirá, en opinión de Vivienda, a reducir garantías excesivas que, en forma de avales o fianzas desproporcionadas, se vienen exigiendo habitualmente en este sector.

Por último, la reforma de la Ley de Propiedad Horizontal flexibilizará las mayorías necesarias para que las comunidades de propietarios adopten acuerdos para la mejora de la eficiencia energética de los inmuebles.