Bolsa de Nueva York

La banca y GM inundan de pesimismo Wall Street, que cede un 2,24%

La Bolsa de Nueva York se desesperó a última hora ante la negativa de la cúpula republicana a aceptar el rescate a las empresas automovilísticas. General Motors lastró al resto del Dow Jones que aceleró la caída para terminar cayendo un 2,24%

Wall Street se dejo llevar por la impaciencia de las empresas automotrices, y sacó a relucir a última hora lo peor de la economía norteamericana. La mala salud de fabricantes de coches y entidades financieras, fue suficiente para empujar a los índices al terreno negativo. El Standard and Poors 500 retrocedió un 2,85% y finalizó la sesión en 873 puntos, mientras que el tecnológico Nasdaq perdió un 3,68%, hasta los 1.507 puntos.

La Bolsa de Nueva York retomó durante la sesión la tendencia bajista y muestra día tras día que su comportamiento tiene mucho que ver con cómo se desarrolla la aprobación del rescate al sector motor. Las cautela y las pocas novedades que acaecieron al respecto durante el día de ayer, chocaron de llenos con las turbulencias vividas durante la sesión de hoy.

La negativa del núcleo duro de los republicanos a ayudar a las grandes empresas de Detroit y la escisión que esto crea con la postura de la Casa Blanca, han calado de lleno en el parqué. Según analistas de Wall Street, los inversores vuelven a ver lejano el rescate y eso introduce en el mercado una nueva dosis de desconfianza e incertidumbre.

DOW JONES 29.348,10 0,17%

En una nueva jornada de considerable volatilidad, los malos datos macroeconómicos volvieron a demostrar la fragilidad de las cuentas norteamericanas. Las peticiones de subsidio por desempleo alcanzaron la semana pasada un record negativo histórico en los últimos 26 años, al contabilizarse 573.000, lo que supone un aumento de 58.000 solicitudes con respecto a la semana anterior.

También se conoció el déficit comercial estadounidense, un dato que aumentó un 0,1%, para situarse en 57.190 millones de dólares. La suma de estos negativos indicadores, contribuyó para que pasada la media sesión, el signo de los índices más importantes se tornara negativo.

En una jornada en la que casi todas las empresas del Dow Jones se tiñeron de rojo, las mayores pérdidas las acusaron los bancos y los fabricantes de coches. JP Morgan Chase perdió un 10,32%, Bank of America un 10,19% y el tercero de los bancos; Citigroup, cayó un 8,19%. La única automovilística del Dow Jones, General Motors, cedió un 9,13% después de ser el valor que desató las ventas en el parqué.

Con respecto al mercado de materias primas, importante repunte el vivido hoy por el petróleo Texas. La cotización del barril norteamericano se apreció un 10% y cerró la sesión con precio en torno a los 48 euros por barril. De este modo, el crudo se recupera de fuerte bajada de la semana pasada. De esto se aprovecharon las grandes petroleras que fueron las únicas que operaron con ganancias, Chevron avanzó un 1,43% y su competidora Exxon un 0,27%