Crisis económica

En peligro 60.000 comercios y hasta 30.000 empleos por el parón del consumo

La Confederación Española de Comercio (CEC) advirtió hoy de que, si se mantiene la "espiral" de frenazo del consumo los próximos seis meses, en 2009 podría desaparecer hasta un 10% del sector, lo que supondría el cierre de unos 60.000 establecimientos y la pérdida de entre 25.000 y 30.000 puestos de trabajo "de forma inmediata".

Una clienta mira zapatos en una tienda de Zara
Una clienta mira zapatos en una tienda de Zara

El descenso medio de las ventas del comercio en los diez primeros meses de 2008 se sitúa en torno a un 10% en relación con el mismo periodo del año anterior, si bien en subsectores como el mobiliario y la decoración la caída alcanza entre un 40% y un 50%; en automoción, un 25%, y en comercio textil y electrodomésticos y electrónica de consumo, entre un 15% y un 25%.

En rueda de prensa, el secretario general de la CEC, Miguel Angel Fraile, subrayó que aún no se han producido cierres de comercios, pero "ese peligro está ahí", por lo que, tras subrayar que el sector está haciendo un esfuerzo ajustando sus márgenes de beneficios y reduciendo precios, demandó una "respuesta clara" del Gobierno.

"No creo que lleguemos a eso, sólo advertimos de que si siguiera la espiral de descenso, alcanzaríamos esa situación", apuntó Fraile, quien afirmó que la crisis se está empezando a frenar y consideró que la campaña de Navidad puede suponer "un giro" en la situación.

Campaña de Navidad

De hecho, la temporada comercial navideña arrancó el pasado Puente de la Constitución con ventas superiores un 10% a las registradas el mismo periodo del año anterior, una tendencia que la Confederación confía que se mantenga el resto del mes.

Así, la campaña podría concluir con ventas similares a las de 2007 en volumen de operaciones, aunque en valor serán inferiores debido al consumo "más prudente" de los ciudadanos y a los precios más bajos que están aplicando los comerciantes. Según Fraile, existen descuentos de entre un 10% y un 20% en los precios de todo tipo de artículos.

Con estos datos, la CEC prevé que el comercio minorista, integrado por 650.000 establecimientos, cierre el ejercicio con un descenso de las ventas de un 5%, que, descontada la inflación, ascendería a entre un 7% y un 8%.

"Nos daríamos por satisfechos en el entorno en el que estamos", apuntó Fraile, quien hizo un llamamiento al consumo "responsable" de las familias -en su opinión el 85% de los hogares no ha perdido poder adquisitivo- y a la prudencia en los mensajes. En este sentido, rechazó los mensajes políticos "agoreros" y subrayó que ya hay datos que aportan "esperanza", como el descenso de la inflación, del precio de la gasolina y de los tipos de interés.

Reclamaciones

El secretario general de la CEC reclamó a la banca que repercuta la bajada de los tipos en los productos financieros y en las hipotecas y que "traslade ya" los créditos al comercio.

También demandó al Gobierno un decreto ley que permita al sector aplazar los pagos fiscales sin tener que presentar avales, así como una reducción de al menos un 10% de sus contribuciones directas, "para obtener ese crédito que no se consigue a través de la banca". "Hacienda no nos puede pedir que contribuyamos en 2008 con la misma cuantía que en 2007 cuando las ventas están bajando un 10%", recalcó.

"Se está ayudando a la banca, a la automoción, a la construcción y a las aerolíneas, mientras el comercio no tiene ninguna atención, ni medida directa, sólo la amenaza de la Directiva de Servicios", lamentó Fraile, quien advirtió del "tono ultraliberal" del borrador de modificación de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, que, a su juicio, recoge una "desregulación que podría provocar males mayores a las pretendidas ventajas".