Automoción

Nissan acepta un ERE temporal de 3.500 empleos hasta marzo

Nissan acató el viernes la reconversión del expediente de extinción de contratos de 1.680 empleados por otro temporal que afecta a 3.500 personas desde el 11 de diciembre hasta el 31 de marzo de 2009. La compañía y los sindicatos negociarán a partir del 7 de enero las cargas de trabajo de las plantas de Barcelona.

La plantilla de Nissan celebró el viernes un buen aguinaldo tras dos meses de agonía. La multinacional japonesa optó finalmente por aceptar todas las presiones de la Generalitat y de la Administración central para transformar el expediente de extinción de contratos de 1.680 empleos (1.280 hasta diciembre y el resto a partir de 2009) en otro de temporal para una base más amplia de 3.500 durante tres meses, plazo que añadiendo las vacaciones navideñas comprende desde el 11 de diciembre hasta el 31 de marzo del año próximo.

Tras una reunión de más de cinco horas convocada por el director general de relaciones laborales de la administración catalana, Salvador Álvarez, que contó con la presencia del consejero director general de Nissan, Fumiaki Matsumoto, y de la propia consejera de Trabajo de la Generalitat, Mar Serna, la multinacional japonesa trasladó el conflicto al 7 de enero, fecha en la que se abrirá una mesa de negociación para considerar prejubilaciones a partir de los 53 años, el complemento de las prestaciones por desempleo por parte de la compañía hasta el 90% del salario durante el tiempo de suspensión de empleo y recolocaciones para parte de una plantilla de 4.300 trabajadores de Zona Franca y Montcada (Barcelona).

Otro de los temas más espinosos será la negociación de la carga de trabajo de las fábricas para el año próximo y la situación del traslado de producción a otros centros del grupo como el de Tailandia, que el año pasado recibió el encargo de fabricar 4.000 unidades del modelo Navara que se elaboraba en Zona Franca. Nissan culminó en 2007 un ciclo alcista de producción, que supuso alcanzar los 192.910 vehículos, sobre las 65.000 unidades de 2002. Un portavoz del grupo japonés insistió en señalar que a pesar de la tregua abierta, el sobrante de plantilla en estos dos centros de producción se mantiene en los 1.680 empleos (situación que hace un año se reducía a 450 trabajadores). Añadió que 'se buscarán todas las opciones para consensuar fórmulas para reducir el excedente', remarcando que la situación seguía siendo 'estructural'. En principio, las partes siguen emplazadas para una próxima reunión del martes a primera hora, medio día antes de que termine el plazo de negociación del expediente aún en curso.

Fuentes sindicales de UGT y CC OO coincidieron en valorar el acuerdo como positivo, pero insistieron en que la situación de fondo sigue siendo la falta de un plan de viabilidad de futuro, que la compañía aún no ha presentado. Con todo, el grupo nipón ha remarcado en varias ocasiones que las factorías de Zona Franca y Montcada no tendrán la asignación de nuevos modelos hasta 2010, teniendo en cuenta que hayan conseguido reducir en un 12% los costes internos. El acuerdo alcanzado se produce días antes de que el presidente de la Generalitat, José Montilla, viaje a Japón para visitar la sede de Nissan.

Regulación para toda la plantilla en Garay

La lista de damnificados por la crisis que afecta al sector de automoción se incrementa en el País Vasco. Hijos de Juan de Garay, una empresa siderúrgica con sede en Oñate (Guipúzcoa), y cuyos principales clientes son compañías de la industria auxiliar del automóvil, ha presentado al comité de empresa un expediente temporal de regulación que afecta a la totalidad de su plantilla, compuesta por más de 400 trabajadores. Esta firma centenaria y todavía bajo control familiar, tiene previsto con esta medida coyuntural intentar ajustar la producción a la demanda.