Crisis financiera

El Gobierno sueco dará 2.000 millones de euros para estimular la economía

El Gobierno de centro-derecha sueco presentó hoy un plan para estimular la economía y afrontar la baja coyuntura que incluye medidas por 22.900 millones de coronas suecas (2.187 millones de euros) en los tres próximos años.

El plan incluye un aumento del apoyo a iniciativas para nuevos desempleados y desempleados de corta y larga duración; a las enseñanzas profesionales y empresariales, así como a infraestructuras, así como deducciones fiscales para reformas en viviendas de particulares.

El programa establece unas inversiones de 8.300 millones (793 millones de euros) para 2009, 8.800 millones (840 millones de euros) en 2010 y 5.800 millones (554 millones de euros) en 2011, informó el Gobierno sueco en un comunicado.

El primer ministro, Fredrik Reinfeldt, señaló que estas medidas hay que considerarlas como complementarias del presupuesto de 32.000 millones (más de 3.000 millones de euros) para estimular la economía que presentó en septiembre.

Juntas suman más del 3% del PIB sueco en 2009, una cifra "significativamente superior" a lo que propone la UE, resaltó. El paquete no incluye, sin embargo, medidas para estimular el consumo y la producción, cuestión que fue criticada por la oposición y por la patronal, que calificó las iniciativas de "insuficientes".

La ministra de Industria, Maud Olofsson, señaló además que el Gobierno quiere esperar a conocer mejor los planes de General Motors y Ford -propietarias respectivamente de las suecas SAAB y Volvo Cars- para estudiar posibles medidas a estas empresas, cuya compra por el Estado ya rechazó hace unos días.

El Gobierno había presentado a finales de octubre un plan económico que incluía un programa de garantías crediticias para los bancos y la creación de un fondo de estabilidad, que ha despertado el recelo entre los grandes bancos suecos.

La economía sueca entró en recesión técnica hace una semana, y el Banco Nacional recortó ayer los tipos de interés hasta el 2%, lo que supone una bajada récord desde 1994 de 1,75 puntos, para atenuar la caída de la producción y de la ocupación laboral.

Según las estimaciones del Banco Central, el PIB crecerá 0,9 puntos en 2008, bajará 0,5 en 2009 y crecerá 2,2 y 3 puntos en 2010 y 2011, respectivamente, según los cálculos del Riksbank.

La inflación se situará en el 3,5% este año, bajará al 1,2 el siguiente, subirá al 1,5 en 2010 y alcanzará el 2,1 en 2011.