Nuevas medidas de reactivación

La falta de confianza impide aún trasladar la rebaja de tipos al crédito

Los problemas de liquidez que aún persisten en el mercado interbancario y la falta de confianza entre las entidades están impidiendo que bancos y cajas trasladen a los préstamos de sus clientes la rebaja del precio del dinero. Sólo el euríbor, situado en el 3,77%, recorta el diferencial con el tipo oficial del BCE, que ayer cayó al 2,5%.

Las medidas adoptadas por los distintos Gobiernos europeos para garantizar liquidez al sistema financiero comienzan a aplicarse ahora, pero lo hacen de forma tan lenta que familias y empresas se quejan de no estar notando sus consecuencias. Las cifras que publica el Banco de España así lo demuestran una vez más. Al margen de la rebaja de ayer, los dos últimos recortes de tipos de interés decretados por el BCE no se han trasladado al crédito. En octubre, el tipo medio aplicado a los nuevos préstamos contratados por los hogares para la adquisición de vivienda permaneció inalterable en el 6,21%, el mismo valor que el alcanzado un mes antes.

En los créditos al consumo, el tipo aplicado no sólo no baja, sino que registra un leve repunte desde el 9,4% al 9,8%. Otro tanto ocurre en los créditos de hasta un millón de euros a las empresas no financieras, que pasa de aplicar una tasa del 6,7% al 6,9%. Sigue aumentando, no obstante, la remuneración que aplican bancos y cajas a los depósitos, desde el 3,21% de septiembre hasta el 3,35%.

Una de las consecuencias más visibles de esta situación es comprobar cómo el crédito total a los hogares y las empresas no financieras ha pasado de crecer a tasas superiores al 19% en el tercer trimestre de 2007 a un 8% en septiembre, último dato disponible. En el caso de los préstamos a las familias para comprar vivienda también se ha producido un significativo desplome, ya que de crecer a tasas del 16%, el mes pasado sólo avanzaron a un ritmo del 6,3%.

Desde hace casi tres meses los bancos centrales de todo el mundo están inyectando liquidez al sistema a través de la compra de activos, o bien mediante la concesión de avales públicos para impedir que se produzca una parálisis de la actividad crediticia que agudice la crisis económica actual. Sin embargo, esos esfuerzos están tardando más de lo deseable en trasladarse a los particulares, por lo que las instituciones públicas han tenido que volver a pasar a la acción.

En España, además de los mensajes lanzados por el Gobierno para que bancos y cajas hagan llegar la liquidez a las empresas y las familias, el ICO ha dado un paso más allá. Según anunció el miércoles su presidente, Aurelio Martínez, tiene previsto adelantar al 23 de diciembre la línea habilitada para financiar el circulante de las pequeñas y medianas empresas, tal y como se lo han solicitado éstas.

Desde el sector financiero se argumenta que el hecho de que los bancos sigan manteniendo la desconfianza generada entre ellos lastra todavía la actividad del interbancario. Esto es lo que motiva que los tipos aplicados en el mercado mayorista permanezcan en niveles tan altos, impidiendo de ese modo que las rebajas llevadas a cabo por el BCE se trasladen al crédito final.

Tal es la asfixia financiera por la que atraviesan algunas empresas y hogares, que distintas asociaciones de consumidores y los sindicatos han llegado a reclamar que los préstamos más demandados, como son los hipotecarios, se referencien al tipo de interés del BCE y no al euríbor, que ayer cerró al 3,77% y parece consolidar su tendencia a la baja. La diferencia de costes que tendrían que asumir bancos y cajas con esta iniciativa podría ser compensada con un incremento del gasto público o vía reducción de beneficios de las entidades financieras, señalan los sindicatos.

La Federación de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) aplaudió la bajada de tipos en la eurozona, ya que 'da un respiro a la delicada situación financiera que están viviendo muchos autónomos y familias'. Esta organización considera que la medida 'proporcionará más confianza a los mercados, aún intranquilos, y facilitará una nueva inyección de liquidez'.

El dinero barato anima a refinanciar

La rebaja de tipos de interés de tres cuartos de punto aplicada ayer por el Banco Central Europeo (BCE) provocará un aumento de la demanda de refinanciaciones familiares, según estimó la Agencia Negociadora de Productos Bancarios. Los recortes del precio del dinero en los últimos meses ya habían empezado a tener efecto en las revisiones de las hipotecas y por eso habían provocado un aumento significativo de la demanda de refinanciaciones por parte de las familias. La Agencia Negociadora de Productos Bancarios prevé que el euríbor, índice de referencia más utilizado en las hipotecas a tipo variable, refleje 'de manera inmediata' este fuerte descenso en los tipos de referencia, ahora en el 2,5%.

'Con unos tipos de interés en plena caída, un 32% más de hogares que hace un año demandaron una refinanciación en los últimos meses, en la que, tras consolidar pagos financieros, ya pueden obtener ahorros en los gastos mensuales que se pagan a los bancos en esta clase de operaciones, que pueden ascender al 40%', aseguró la agencia.