Consumo

Freixenet detecta una caída en las ventas de cava en España de hasta un 10%

Una vez superado el boicot a los productos catalanes que implicó una caída de ventas de cava en España, los elaboradores de cava catalán tienen en la actual crisis de consumo el principal obstáculo para lograr una campaña navideña satisfactoria. José Luis Bonet, presidente de Freixenet, el primer elaborador catalán de vinos espumosos, reconoció ayer que las ventas de cava bajarán este año entre un 5% y un 10% en España.

El primer ejecutivo de la empresa familiar, que participó ayer en Barcelona en la tribuna Fórum Europa organizado por Nueva Economía Fórum, se mostró confiado en que este descenso logre ser compensado con un aumento de las exportaciones, una estrategia que la compañía ya utilizó cuando se registró un descenso de ventas en el mercado nacional por el boicot. En los mercados exteriores, el grupo catalán ha logrado vender ocho millones más de botellas. 'Con esto compensamos ampliamente el problema del consumo interno de cava'. Para el empresario, que también preside Fira de Barcelona, el presente año 'está siendo excelente para la exportación'.

Según explicó, el descenso no será idéntico en todos los segmentos, sino que 'los productos de más valor son los que se venden menos y los de menos marca se venden más'. Bonet indicó que España está a las puertas de la recesión y, si bien el sector de la alimentación es de los que más 'aguanta', es especialmente en el cava y los vinos de calidad donde se nota la contención en el gasto del consumidor.

Freixenet no ha dado ha conocer en los últimos dos años ningún dato relativo a la evolución económica de la compañía, una decisión que también ha tomado este ejercicio su rival, Codorníu. Freixenet daba a conocer sus resultados económicos a finales de noviembre, coincidiendo con el lanzamiento de su tradicional anuncio de Navidad. Bonet también afirmó que su compañía 'siempre ha querido pagar el máximo posible por la uva' al sector agrícola, 'que se tiene que ganar la vida con normalidad'. No obstante, puntualizó que son 'tiempos difíciles y los márgenes de las empresas se acortan'.

Producción de cava en tres continentes

Freixenet tiene centros de producción en tres continentes, ya que cuenta con bodegas en Europa, Estados Unidos y Australia y es el principal exportador a países como Alemania, Estados Unidos, Suiza y Japón. La compañía dispone de 18 centros de elaboración de vinos y cavas, en los que produce unos 200 millones de botellas al año.

Según sus últimas cifras económicas, que datan de 2006, la compañía logró unos ingresos cercanos a los 500 millones de euros y un beneficio de 16,7 millones de euros, un 2,4% más. Freixenet había optado por subir precios y abandonar negocios no rentables como las marcas blancas. El grupo catalán arrastraba los efectos del boicot y acusaba el impacto negativo de la fortaleza del euro frente al dólar.