Foro Cinco Días
Garmendia pide más I+D para salir de la crisis
Garmendia pide más I+D para salir de la crisis

Garmendia pide más I+D para salir de la crisis

El presidente del BBVA, Francisco González, reclama más incentivos fiscales para las empresas y que las universidades se orienten a la investigación práctica.

Si la bonanza no nos ha forzado a cambiar, la crisis sí lo debe hacer'. Con esta frase, la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, enmarcó la necesidad de seguir invirtiendo en I+D en un escenario de desaceleración económica y de fuertes recortes presupuestarios. En su intervención en el Foro CincoDías sobre 'Innovación empresarial: el motor de la empresa española', patrocinado por el BBVA, Garmendia recalcó que las políticas de innovación deben tener un papel protagonista en la actual situación de crisis 'por su carácter anticíclico y su capacidad de cambio en el entorno productivo'.

Y para ello hizo públicas unas cifras de un informe aún sin publicar, elaborado por el servicio de estudios del Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), en el que se detallan los plazos y los retornos de la inversión empresarial en I+D+i. 'Siete de cada diez empresas que invirtieron en I+D+i en España obtuvieron nuevos productos o mejoraron los procesos de producción tan sólo dos años después de incurrir en el gasto', apuntó Garmendia. El estudio concluye que la inversión en I+D+i garantiza una subida media de un 2% en las ventas y un 18% en las exportaciones para los inversores. 'El 2% de las ventas y del empleo creado en el tejido empresarial entre 2004 y 2006 ha sido inducido por las inversiones realizadas en innovación', recalcó.

Sin embargo, esos motivos no parecen ser suficiente incentivo para involucrar a las empresas en actividades innovadoras, ya que el gasto privado crece con fuerza (un 13,7% en tasa interanual), pero a un ritmo más lento de lo esperado. Garmendia, no obstante, consideró el dato como excelente, 'si se tiene en cuenta que el 55,9% del gasto es ejecutado por las empresas'. Este porcentaje queda aún lejos del objetivo fijado en la Agenda de Lisboa para 2010, que prevé que el 3% del PIB de cada socio comunitario se destine a actividades relacionadas con la investigación, la innovación y el desarrollo.

La ayuda de 500 millones para I+D+i irá a empresas que generen empleo y puedan competir en el extranjero

Para seguir progresando hacia ese objetivo, Garmendia anunció posibles cambios en la fiscalidad en la I+D+i para las empresas. 'Somos el país más atractivo de la OCDE y queremos seguir siéndolo. Por ello estamos trabajando con el Ministerio de Economía y espero que a finales de enero o principios de febrero nos pronunciemos en esta materia', señaló. Los cambios, que serán incluidos en la nueva ley de la Ciencia, se centrarán en la creación de nuevos incentivos fiscales para la inversión mediante cambios en la ley del Mecenazgo, y serán un complemento a la deducción por I+D+i en el impuesto de Sociedades, cuya vigencia se ha prolongado hasta 2012 antes las numerosas peticiones elevadas desde el ámbito empresarial.

Otro instrumento que utilizará el Ejecutivo para impulsar la inversión en I+D+i será la nueva partida de 500 millones de euros, aprobada en el último consejo de Ministros dentro del plan de recuperación económica y de empleo. Garmendia detalló que ese dinero no se repartirá de forma lineal, 'no será café para todos' y que los criterios para su reparto se centrarán en la demanda empresarial. 'Ese dinero se dirigirá exclusivamente a aquellos sectores en los que podamos competir internacionalmente y que tengan capacidad para generar empleo', resaltó Garmendia, quién avanzó que están ultimando la propuesta definitiva que presentará en breve al presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.

Apoyo a universidades

Pero los cambios no sólo afectarán a las empresas, sino que también irán dirigidos a la universidad. Las políticas encaminadas a la enseñanza superior se han integrado dentro de la Estrategia Universidad 2015, cuyos principales objetivos son que el gasto en educación llegue al 1,5% del PIB en ese ejercicio y que España sitúe a su sistema universitario entre los diez más avanzados del mundo. Y esa apuesta, a juicio de Garmendia, no puede afectar por igual a todos los centros universitarios. 'No podemos pedir lo mismo a las 74 universidades que hay en España. No tienen el mismo tamaño ni la misma capacidad. Tenemos que discriminar entre aquellas que han dado un paso hacia adelante en la crisis y han redoblado su apuesta por salir al exterior. Esas tendrán un trato especial', confirmó.

Por su parte, el presidente del BBVA, Francisco González, destacó durante su intervención que los dos principales factores que están actuando como freno para la inversión empresarial en innovación son la escasa dedicación a los recursos humanos por parte de las empresas y que, en muchas ocasiones, la formación que reciben los trabajadores no está orientada a las necesidades reales de las compañías.

'Las universidades deben dirigir su actividad a las empresas. Nadie duda del prestigio de la universidad, pero creo que, sin abandonar la investigación básica, debe encaminarse más hacia la investigación práctica', aseguró González, quién realizó un ejercicio de autocrítica, al reclamar a la clase empresarial mayor capacidad para realizar su trabajo mirando al largo plazo e incorporar personal de talento. 'La economía española está entre las diez potencias mayores del mundo y sin embargo ocupa el puesto 29 en competitividad y el 31 de innovación', recalcó.

González también hizo hincapié en el diferencial que separa a España de las economías desarrolladas, ya que la inversión nacional en I+D se elevó al 1,27% del PIB en 2007, mientras que la media de los países de la OCDE se elevó al 2,3%.

Ante este retraso, el presidente del BBVA exigió a la Administración que continúe e incluso que aumente el esfuerzo inversor de los últimos años (el gasto en I+D+i se ha multiplicado por 2,4% en los últimos cuatro años, según los datos de Ciencia e Innovación) a través del Plan Nacional 2008-2011 y reclamó también la creación de un marco adecuado para seguir atrayendo inversión extranjera. Del mismo modo, González reclamó un marco fiscal más favorable para la inversión empresarial en I+D+i, así como una legislación societaria más sencilla que reduzca los trámites administrativos a los que tienen que enfrentarse las empresas para iniciar su actividad.

Opiniones

Enrique Castellón. Presidente de Cross Road Biotech. Fármacos tecnológicos para las enfermedades. La aparición de nuevas enfermedades y la mayor resistencia a los antibióticos han sido dos de los factores que han provocado la irrupción de esta empresa, dedicada a crear soluciones para tratar a pacientes a través de la innovación. 'En 2006 más de 300.000 personas fueron tratadas con fármacos biotecnológicos', dijo Castellón.

Maurici Lucena. Director general del CDTI. Alza en la contratación de investigadores. Lucena destacó los avances de España a la hora de contratar investigadores. 'En los últimos diez años, España ha sido, junto a Nueva Zelanda y China, el país que mayor capacidad ha tenido para atraer investigadores a las empresas', dijo. Sólo en 2006 se incorporaron 5.000 personas, el 20% del total en la actualidad.

Manuel Castro. Director de Innovación de BBVA. Valor económico y servicio al consumidor. 'Trabajamos para un futuro mejor para las personas'. Con este principio, Castro subrayó la importancia de la innovación en su compañía, 'siempre que genere valor económico y una utilidad para un consumidor'. Y puso como ejemplo el programa Econta, un servicio de contabilidad por internet para autónomos.

Manuel Mirat. Consejero delegado de Prisacom. Contenidos creados por los usuarios. Las dificultades por las que están pasando muchos medios es, según Mirat, razón más que suficiente para que la innovación se convierta en una prioridad. 'El objetivo es crear plataformas que sirvan para poner nuestros contenidos, los que crean nuestros propios usuarios y los que muestran otros sitios web', señaló.

Agustín Delgado. Director de Innovación de Iberdrola. 'La dirección debe asumir riesgos'. 'El modelo energético está basado en recursos finitos, con un fuerte impacto al medio ambiente y sin acceso universal, así que la necesidad de innovación es evidente', señaló Delgado. A su juicio, para crear valor hay que asumir riesgos y 'eso sólo se puede hacer si se cuenta con el apoyo de la dirección'.

Miguel Udaondo. Director de Relaciones con la Administración de Vodafone. 'La inversión siempre recibe un beneficio'. 'El 53% de los ordenadores que se conectan a través del móvil son nuestros'. Con esta cifra, Udaondo quiso dejar claro el éxito de una inversión en tecnología inalámbrica en la que se asumieron muchos riesgos. 'El riesgo de una inversión suele recibir un beneficio. Un producto exitoso compensa muchos fracasos' apuntó.