Crisis financiera

La CE autoriza a BNP a hacerse con el control de Fortis con condiciones

La Comisión Europea (CE) autorizó hoy al banco francés BNP Paribas a hacerse con el control de los activos bancarios de Fortis en Bélgica y Luxemburgo y con su división de seguros belga a condición de que venda su negocio de crédito al consumo en Bélgica.

Además, la CE ha aprobado las ayudas de Estado para rescatar y reestructurar Fortis Bank y Fortis Bank Luxemburg, que concedieron Bélgica, Holanda y Luxemburgo el pasado 5 de octubre tras estallar la crisis de los mercados financieros.

La comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, afirmó en un comunicado que esta decisión es un ejemplo perfecto de la habilidad de la CE para ofrecer "un respuesta rápida a la crisis de crédito", al asegurar que las normas de competencia "desempeñan su papel en defensa de los consumidores".

La CE tenía dudas sobre la compatibilidad de la operación de BNP Paribas con la normativa comunitaria, ya que la entidad resultante de la fusión tendría un posición de control en el mercado belga y, parcialmente en el luxemburgués, de emisión de tarjetas de crédito.

Sin embargo, BNP Paribas se comprometió a vender la totalidad de su negocio de crédito al consumo en Bélgica, motivo por el que Bruselas consideró que la transacción no distorsionaría la competencia de manera significativa.

BNP Paribas está presente, en la actualidad, en los mercados belga y luxemburgués de tarjetas de crédito a través de su filial PFB y de Fimaser y KBC Pinto Systems, cuya propiedad comparte con Carrefour y KBC, respectivamente.

En cuanto a la parte de las ayudas estatales, la CE entiende que, dado el tamaño de Fortis, su colapso hubiera elevado el riesgo en el sector financiero, mientras que las medidas adoptadas por los gobiernos restauraron su viabilidad a largo plazo. Además, según la CE, dichas medidas "se limitaron al mínimo necesario" e incluyeron la reducción del banco en un 40%, por lo que "no hay riesgo de distorsiones de competencia".

Por ello, Bruselas considera que "la ayuda es compatible con las normas comunitarias" e insiste en que "era necesario salvar el banco para evitar una amenaza al sistema financiero". BNP Paribas llegó a un acuerdo el pasado mes de octubre para comprar a los gobiernos belga y luxemburgués las actividades bancarias de Fortis, que previamente habían nacionalizado.

Holanda adquirió, por su parte, todas las actividades de Fortis en el país (banca y seguros, incluidos los activos de ABN Amro). Fortis había comprado el año pasado a un rival mucho más grande, ABN Amro, junto al Santander y Royal Bank of Scotland, pero la operación le acabó saliendo más.

A los problemas para pagar su parte de ABN (24.700 millones de euros) se sumó la exposición de la entidad a las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos y todo ello en un contexto de creciente tensión en los mercados financieros globales.